(Foto: Referencial)

(Foto: Referencial)

¿Quién no tiene una maestra o un maestro que recuerde con cariño, un maestro favorito del que registra determinadas cualidades y enseñanzas?Aún en la vida más allá de las aulas, la mayoría de las personas siempre tienen a alguien que influyó en sus vidas, que contribuyó en su aprendizaje o en su crecimiento personal.

El maestro es un ser especial. Hablamos obviamente del profesional de la enseñanza respetuoso de su trabajo, su misión en las aulas y el entorno en que se desenvuelve. Ese ciudadano o ciudadana que prepara las clases, cumple los rigores en el proceso de aprendizaje de los niños o los adultos, en fin, que responde a su obligación con el sistema educativo y la sociedad en general.

La escuela es la segunda casa, toda vez que en ella se forja a los ciudadanos. Es, junto con la familia y las demás instituciones claves de orientación y crecimiento humano, un eje importante en la sociedad. Y el maestro es el elemento que decisivamente le da sentido y vida al contenido que se transmite a los educandos.

De modo, que en esta fecha, 30 de junio, reservada a los educadores, elCaribe les expresa una cálida felicitación, con la esperanza de que cada día trabajen para multiplicar el número de ciudadanos responsables que tanto requiere el país.

Fuente: elcaribe.com.do

Deja un comentario