Ilustracion por Stuart Goldenberg

Ilustracion por Stuart Goldenberg

Por

En mayo, cuando surgieron alegatos de que Facebook eliminaba puntos de vista conservadores de su sección de noticias, la empresa se esforzó para convencer al público de que no se inclinaba a la izquierda en el espectro político.

Mark Zuckerberg, cofundador y director general de la empresa, invitó a un grupo de conservadores destacados a la sede de Facebook en Silicon Valley y, con la ayuda de unos elegantes pasabocas, parecieron hacer las paces. El asunto pasó al olvido. Sin embargo, al parecer también planteó preguntas profundas acerca del poder de Facebook para influir en la forma en que entendemos lo que sucede en el mundo.

Si medimos por tráfico, ingresos por publicidad e influencia en la manera en que el resto de los medios ganan dinero, Facebook se ha convertido en la fuerza más poderosa en la industria de los medios. Sin embargo, la red social jamás se ha etiquetado como algo parecido a una organización noticiosa; también se ha mostrado incómoda y poco preparada para responder preguntas sobre la ética periodística.

¿Deberíamos pensar que Facebook es un sitio de noticias? ¿Es así como se considera Facebook a sí mismo?

No, no principalmente, dice Facebook. En un documento publicado el miércoles pasado, la compañía explicó, por primera vez, los “valores” que gobiernan su canal de noticias: la lista de publicaciones que presenta Facebook a los 1,65 mil millones de usuarios cada vez que entran al sitio.

El mensaje del documento debería ser impactante para todos los que trabajan en los medios. De acuerdo con estos valores, Facebook tiene un solo propósito… y no son las noticias: Facebook quiere decirte qué pasa con tus amigos y tu familia.

Adam Mossery, el gerente de Facebook a cargo del canal de noticias, dijo en una entrevista reciente que informar y entretener a los usuarios también era parte de la misión de la compañía. No obstante, dejó claro que las noticias y el entretenimiento eran actividades secundarias.

“Pensamos más, pasamos más tiempo y trabajamos más en proyectos que intentan ayudar a la gente a expresarse con sus amigos, a que sepan de sus amigos o tengan conversaciones con sus amigos”, dijo.

Como si quisiera enfatizar ese punto, la compañía hará cambios a su sistema de prioridades en la fuente de noticias para dar más preeminencia al contenido que crean tus amigos y tu familia, por encima de publicaciones de compañías noticiosas y otras organizaciones. También advierte a los medios que su tráfico podría disminuir como resultado de tal cambio.

Estos cambios subrayan una verdad que tiende a perderse en los comentarios sobre la influencia de la red social en cuanto a las noticias: en Facebook, informarle a los usuarios sobre el mundo siempre tendrá un lugar secundario, detrás de las fotos tiernas de bebés (y no es que haya algo malo en eso).

La compañía ha sido criticada durante mucho tiempo por periodistas y activistas por su poder para moldear las noticias a través de sus algoritmos, es decir, el código que determina qué historias aparecen en la sección de noticias (o newsfeed).

La pregunta sobre el papel de Facebook en las noticias —y si deberíamos exigir los mismos estándares de precisión, objetividad, transparencia y justicia que esperamos de los canales tradicionales— podría ser la interrogante principal de los medios de nuestra época.

Según Facebook, los valores esbozados en el documento han sido la filosofía gobernante de su sección de noticias desde que se inauguró hace una década; Zuckerberg y Chris Cox, director general de productos de Facebook, estuvieron sumamente involucrados en la redacción del nuevo documento.

Mosseri dice que Facebook utiliza una variedad de herramientas para asegurar que la fuente de noticias ofrezca lo que los usuarios quieren. Una de las principales, subrayó, son las encuestas de usuarios –un verdadero tesoro de información para Facebook. Estas encuestas, y el hecho de que haya cerca de 200 personas involucradas en la construcción del canal de noticias, sirven como un baluarte contra el sesgo de cualquier persona, dijo Mosseri. Las preferencias de la gente y la manera en que Facebook se ajusta a ellas también aseguran que la herramienta cambiará constantemente. “Creemos que tan solo el uno por ciento de nuestro trabajo está terminado”, señala la publicación.

No obstante, los valores de Facebook complican aún más nuestro panorama de la red. Si Facebook no piensa que su misión principal son las noticias, ¿qué deberíamos pensar sobre sus recientes acercamientos a las compañías noticiosas?

El año pasado lanzó Artículos Instantáneos, una herramienta que permite a los medios, entre ellos The New York Times, presentar sus artículos en Facebook. Más recientemente, firmó contratos con muchos medios para producir videos que se transmiten en vivo. El Times está entre las compañías que reciben pagos de Facebook para crear videos en vivo.

También es importante preguntarse cómo deben considerar los medios las sociedades con Facebook (pues en algunos casos dependen de la compañía como una parte primaria de sus modelos de negocios) si la red social rechaza que las noticias sean su misión principal… y también promete seguir cambiando la sección de noticias como le convenga.

“Es una transparencia muy curiosa”, dijo Robyn Caplan, analista del grupo de investigación Data & Society. “Aunque parece que le han estado apostando a las noticias como parte central de su negocio, ahora indican que su prioridad es mantener el ambiente por el que se han dado a conocer, es decir, la información de amigos y familia”.

Caplan señaló que, aun cuando los valores de Facebook se alinean superficialmente con los de la industria de los medios, en un nivel más profundo ambos participantes parecen ver las cosas de maneras muy diferentes.

Como ejemplo, el documento de Facebook no toma una postura en cuanto al tipo de contenido que considera “informativo”. En vez de eso, es el usuario quien juzga cuál es el contenido informativo.

“Lo que a una persona le parece informativo o interesante podría ser diferente de lo que otra persona considera informativo o interesante… podría tratarse de una publicación acerca de algo que sucedió recientemente, una historia acerca de su celebridad favorita, un artículo de noticias locales o una receta”, señala el documento.

Facebook también se deslinda de cualquier responsabilidad para elegir ciertas ideas por encima de otras. En vez de eso, su fuente de noticias, sostiene, consiste en darle al lector más de lo que quiere: “Nuestro objetivo es ofrecer el tipo de noticias que, según la retroalimentación, una persona desea ver más”.

Es probable que ese tipo de relativismo toque fibras sensibles entre las personas que tienen un punto de vista más tradicional frente a los medios, muchos que se han preocupado por la posibilidad de que la selección algorítmica de noticias pueda reforzar las creencias adquiridas de la gente.

En una sala de redacción, las noticias no solo son lo que la gente quiere ver, y las ideas que merecen ser promovidas no son solo las más populares. Se supone que las noticias deben existir independientemente de esos deseos; se supone que deben ser un bien objetivo.

Así que mientras es beneficioso que Facebook nos diga cuál es su postura en cuanto a las noticias, es difícil no ver un futuro turbulento mientras chocan las opiniones de Facebook y las de la industria de medios.

Facebook no es principalmente un sitio de noticias, y no se considera uno; es solo que para muchos usuarios funciona como el sitio de noticias más grande del mundo… y su influencia, sus asociaciones y su dinero ahora están consumiendo a la industria noticiosa. Qué paradoja.

Fuente: The New York Times 

Deja un comentario