En Baltimore comparan a Manny Machado con Brooks Robinson y Cal Ripken Jr

 Manny Machado

Manny Machado

SAN DIEGO — Cuando se menciona el nombre de Manny Machado, llegan comparaciones de mucho peso y mucho prestigio.

En Baltimore, se ha llegado a señalar a los luminarios de los Orioles, Brooks Robinson y Cal Ripken Jr., a la hora de hablar de Machado. Y por supuesto, el traslado del campo corto a la tercera base de parte del joven de 24 años recuerda lo hecho hace 12 años por Alex Rodríguez, uno de los principales mentores de Machado en la ciudad de Miami.

Ahora, participando en su tercer Juego de Estrellas y su primero como titular de la antesala al ser elegido por los fanáticos, Machado goza lo que hasta ahora ha sido su mejor temporada de Grandes Ligas.

“Es algo grande que los fanáticos hayan votado por mí y que hayan reconocido que soy uno de los mejores de la liga”, dijo Machado. “Es un honor”.

Machado batea .318 en lo que va del 2016, con 19 jonrones, 29 dobles, 53 empujadas y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .944. El miamense de familia dominicana se ha combinado con Chris Davis y Mark Trumbo para llevar una ofensiva de los Orioles que ha propulsado al equipo a la cima del Este de la Liga Americana.

Pero el aporte de Machado no solamente es con el madero. Ya con dos Guantes de Oro y un Guante de Platino en su joven carrera como antesalista, al infielder se le pidió este año que volviera por un tiempo a su posición natural: el campo corto. Machado cumplió a carta cabal en ese sentido, sustituyendo al lesionado J.J. Hardy para 44 partidos, en los que jugó de manera más que aceptable como torpedero y mantuvo su producción ofensiva.

“Le he puesto mucho énfasis a la defensa”, afirmó Machado. “Salimos a trabajar todos los días para tratar de mejorar”.

¿Qué tal la experiencia en el campo corto, después de estar en la antesala desde que subió a las Grandes Ligas en el 2012?

“Fue difícil por un tiempo al principio, el primer par de juegos”, reconoció Machado. “Pero creo que mientras más juegas, más vuelven esos instintos. Siento que es ahí donde pertenezco. Fue algo grande jugar allí y definitivamente, fue un sueño hecho realidad, porque había soñado con jugar como torpedero en Grandes Ligas”.

Machado incluso guarda aspiraciones de trasladarse de la tercera base a las paradas cortas algún día, tal como lo hizo la leyenda Ripken vistiendo el uniforme de los Orioles al principio de la década de los 80.

“Espero que sí”, dijo al respecto. “Es difícil, porque cuando J.J. estuvo ausente se notó lo mucho que significa él para el equipo. Sé que soy bastante bueno (en el campo corto), pero él me lleva la milla jugando esa posición. Espero aprender de él durante el próximo par de años y tal vez volver (a ser paracorto)”.

FIRME EN SU DESEO DE VESTIR EL UNIFORME DE R.D.

Machado, quien nació y se crio en el área de Miami, siente fuertes lazos con sus raíces dominicanas. En ese tenor, el estelar reiteró su deseo de integrar la selección de la República Dominicana para el Clásico Mundial de Béisbol del 2017.

“Es para mi mamá, mi familia”, manifestó. “De allí son ellos y de allí sale mi sangre. Si hay salud, espero tener la oportunidad de jugar con esos colores en el pecho. Creo que sería un momento especial para mi familia y mis amigos.

“Ya veremos cuando llegue ese momento. Veremos qué pasa”.

Fuente: Elnuevodiario.com.do

Deja un comentario