603070_569995923067364_1122362560_nElvis Contreras y su esposa Dary Elisa Portorreal en la sala de su residencia junto a Dariel Emil y Dalsiris, dos de los tres hijos que han procreado.

Freddy Tapia

Santo Domingo

Si bien Elvis Contreras nunca se ha inclinado por los placeres pasajeros que se encuentran en la vida nocturna, el nacimiento de Dariel Emil hace diez años le cambió la vida y reforzó valores que siempre le han adornado como la disciplina y la responsabilidad.

El estelar voleibolista se encontraba reforzando el equipo Friedrichshafen, de la Liga Alemana, cuando su esposa, la ex gimnasta Dary Elisa Portorreal, dio a luz en esa nación europea al primero de los tres niños que han procreado.

“De verdad que fue algo muy especial”, manifiesta “Peco”, como es conocido este trotamundo del voleibol.

“Fue bueno porque me ayudó a tener más claro mis responsabilidades”.

Eso y la experiencia que tuvieron muchos jugadores de su generación que conoció en varias de las ligas extranjeras, que derrocharon en fiestas y chicas de ocasión parte de los recursos que se ganaron gracias a mucho sudor y esfuerzo, marcaron al explosivo salidor nativo de Tamayo.

“Como padre, realmente me ayudó porque hay muchos jugadores en todas partes del mundo que creen que el deporte es una carrera larga”, declara. “Tú vez que gastan y malgastan el dinero pensando que mañana tendrán otro gran contrato y no piensan en el futuro”.

Señala que esto le lleva a descuidar los entrenamientos, las dietas apropiadas y todo eso se refleja en el cuerpo, que es la principal herramienta de trabajo de “Gracias a Dios pude tomar experiencia de su desdicha y por eso cuando nació mi primer hijo me ayudó a aclarar las ideas sobre cuál iba a ser mi futuro”, relata. “Tu cuerpo es la base de trabajo, tienes que mantenerlo al ciento por ciento”, expresa este atípico salidor de 37 años, 180 libras de peso y 6´2 de estatura en entrevista concedida en su residencia del exclusivo sector de Arroyo Hondo.

Le gustaría tomar un año sabático para estar con sus hijos

Experiencia internacional Él ha reforzado, además, en las exigentes ligas profesionales de Brasil, Italia, España, Argentina, Rusia, Polonia, Puerto Rico y Dubai en los últimos tres años.

Aunque a los 37 no ha comenzado a dar señales de descenso, si siente el peso del trabajo y le gustaría pasar un año sabático para la necesidad de pasar más tiempo compartiendo con Dariel Emil, Dalsiris, que nació en Estados Unidos hace tres años, y Darlette Marie, de cuatro meses y nacida aquí.

No obstante, luce improbable que Peco pueda cumplir con ese deseo porque sobre la mesa tiene ofertas de tres equipos de Dubai, así como de Catar, Brasil, Japón y Rusia.

De plano descarta a Japón (“porque hay que entrenar doce horas diariamente, excepto el día de juego”) y de aceptar se inclinaría por Dubai debido al monto que devengaría y a otras comodidades que ofrecen a los jugadores refuerzos.

“Lo apoyo en la decisión que tome”, apunta su consorte Dary Elisa, “Si acepta tendrá la tranquilidad de que me quedo aquí con los niños”.

Como ahora la familia es más numerosa, a Contreras, quien se dio a conocer en el primer lustro de la década del 90 con el equipo de Bameso en el torneo superior distrital, causando impacto de inmediato por su explosivo ataque por las puntas, se le dificulta llevarse a la prole por los compromisos colegiales de Dariel Emil y Dalsiris.

Dariel Emil, a quien paradójicamente el voleibol no le llama la atención, estudia en el colegio New Horizons y se destaca como jugador de fútbol. Su ídolo es Lionel Messi.

“He tenido que volver a viajar solo…es complicado”, lamenta el voleibolista dominicano de mayor proyección internacional en la historia. Ello le ha permitido aprender los idiomas alemán, inglés, portugués e italiano y a defenderse con el francés y el ruso.

Deja un comentario