imageSAN VÍCTOR, MOCA. En medio del llanto y el dolor, fueron sepultados ayer tarde aquí los restos de dos hermanitos que perecieron ahogados el pasado domingo en la tarde, mientras disfrutaban de un baño junto a sus padres en el balneario la Ventana, del municipio de San José de las Matas.

Previamente los cadáveres de Roberto y Yeremy, de 13 y 11 años de edad, fueron velados donde sus abuelos de la sección Ceiba de Madera, donde residían con sus padres Genry Cruz y Juana García.

“Ellos tenían previsto viajar el martes 26 a Nueva York, luego de venir por 10 días a pasarla con amigos y familiares, pero el destino le hizo una mala jugada”, comentó Inocencio Peña, un dependiente de un colmado y un vivero, próximo a la casa donde vivían los hermanitos Cruz.

Antonia Valdez, vecina, entre lágrimas dijo que tanto Genry como su esposa, la enfermera Juana García eran dos personas muy buenas y que nunca dieron motivos para que en la comunidad se le rechazara.

“Aimé, la hermanita de ellos, que tiene siete años me dijo el sábado que se sentían bien aquí, pero que el martes tenían que volver a Estados Unidos, pero con esa tragedia, todo ha cambiado para esas familias”, prosiguió Valdez.

Antes del entierro, los familiares tuvieron que enviar los cadáveres de los menores al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF), de Santiago, para la autopsia, lo cual retrasó su sepelio.

El taxista Genry Cruz mientras lloraba sus pequeños exclamó: “mira cómo se me van mis dos pequeñitos, ahora los tres pinitos que sembré para ellos no los verán crecer”.

Al sepelio asistieron decenas de moradores y vecinos de la comunidad de Ceiba de Madera, del distrito municipal de San Víctor.

Fuente: Diario Libre

Deja un comentario