Este paisaje sirve de fondo al pueblo de San José de las Matas. Hasta hace menos de tres décadas la mayor parte del área que se observa deforestada estaba cubierta de bosque. Hoy se encamina a un futuro desierto. Para asombro de muchos, la zona devastada está en la parte alta de la Cordillera Central, la que debiera ser intocable y protegida en toda su extensión porque aquí nacen los principales ríos del país.

Este paisaje sirve de fondo al pueblo de San José de las Matas. Hasta hace menos de tres décadas la mayor parte del área que se observa deforestada estaba cubierta de bosque. Hoy se encamina a un futuro desierto. Para asombro de muchos, la zona devastada está en la parte alta de la Cordillera Central, la que debiera ser intocable y protegida en toda su extensión porque aquí nacen los principales ríos del país.

Por Odalis Mejia.-La Fundación Moscoso Puello indicó que contrario a lo que dice el Ministerio de Medio Ambiente de que la cobertura boscosa aumentó en el país, un estudio de la Universidad de Maryland evidenció una pérdida equivalente a 1,536 kilómetros cuadrados entre e 2000 y 2014.

Andrés Ferrer, secretario de la entidad, hizo la referencia en vista de que técnicos del ministerio ambiental retaron a quienes cuestionan el crecimiento sostenido que alegan ha tenido la cobertura forestal en el país al punto que se sitúa en 39%, a que presenten un estudio que demuestre lo contrario.

Dijo que se trata del estudio científico más importantes sobre cobertura de bosques jamás realizado y se titula “Mapas Globales de Alta Resolución de Cambios de Cobertura Forestal en el Siglo XXI”, (en inglés “High-Resolution Global Maps of 21st Century Forest Cover Change”). La investigación fue realizada por el Departamento de Ciencias Geográficas de la Universidad de Maryland, Estados Unidos que incorporó un equipo multidisciplinario integrado por científicos destacados.

Para el caso de la República Dominicana, la publicación revela una pérdida de cobertura boscosa equivalente a 1,929 kilómetros cuadrados contra una ganancia de bosques en 393 kilómetros cuadrados, lo que resulta una disminución neta de cobertura boscosa de 1,536 kilómetros cuadrados en el período comprendido entre 2000 y 2014, actualizados al 2015.

“Vale decir que en el referido lapso de tiempo la cobertura boscosa del país disminuyó, no aumentó como aseguran los funcionarios del Ministerio”, expresó Ferrer, tras indicar que su ánimo no es de polemizar con los técnicos, sino de que la ciudadanía haga su propio juicio y pueda sopesar la validez de la informaciones servidas por las autoridades.

Calidad de bosques. Ferrer cuestiona que los funcionarios de Medio Ambiente no abundan sobre un tema fundamental como es la calidad de la cobertura boscosa.
Resaltó que la cobertura constituida por plantaciones forestales o comerciales no nativas tales como palma africana, leucaena, mangos, acacia u otras no representan una cobertura boscosa de calidad como aquella de los bosques naturales en los que la composición florística conformada por plantas nativas y endémicas que fomentan la diversidad de especies de fauna.

Y además que promueven el funcionamiento óptimo de los sistemas acuáticos y por consiguiente la regulación de sus flujos, el control de la erosión, la prevención de inundaciones catastróficas, la moderación del clima y la fijación de carbono, servicios ambientales pasivos e imprescindibles para la nación y para la vida misma.

Indicó que estos bosques nativos se encuentran principalmente en las áreas protegidas, las cuales están sometida a una depredación rampante que ha resultado en perdidas dramáticas de su cobertura original.

Citó que en base a los datos del estudio de Maryland, el especialista dominicano José Ramón Martínez Batlle recogió la pérdida de bosques en nueve áreas protegidas en el citado período, las cuales son:

– Parque Nacional José del Carmen Ramírez con 89 kilómetros cuadrados de bosques perdidos que equivalen a un 12% de su superficie;
– Sierra de Baoruco con 58 kilómetros de bosques perdidos.
-Los Haitises, con 43 kilómetros menos de cobertura.
-Reserva Forestal Alto Mao con 40 kilómetros cuadrados, casi 65,000 tareas de diferencia.
-Parque Nacional Valle Nuevo donde se perdieron casi 21 kilómetros cuadrados de bosques
-Reserva Forestal Alto Bao con más de 17 kilómetros cuadrados inferior de cobertura.
– Reserva Forestal río Cana, con 17 kilómetros cuadrados de bosques reducidos.
-Parque Nacional Armando Bermúdez con 16 kilómetros cuadrados menos de cobertura.
– Monumento Natural Las Caobas, con unos 16 kilómetros cuadrados de bosques perdidos.

“Estos alarmantes resultados que totalizan la exorbitante superficie de 317 kilómetros cuadrados de bosques nativos desaparecidos no podrían haber sido ignorados por los funcionarios del ministerio que tan alegremente han retado a quien se atreva a desmentirles puesto que los medios de comunicación se hacen eco a diario de las denuncias de comunidades y ONG sobre las agresiones al medio ambiente”, manifestó Ferrer.

Fuente: Hoy

One Comment

  1. Para el caso de la Republica Dominicana, la publicacion revela una perdida de cobertura boscosa equivalente a 1,929 kilometros cuadrados contra una ganancia de bosques en 393 kilometros cuadrados, lo que resulta una disminucion neta de cobertura boscosa de 1,536 kilometros cuadrados en el periodo comprendido entrey 2014, actualizados al 2015.

Deja un comentario