ParquePor Luis Alfredo Collado.- Durante algún tiempo hemos venido denunciando los “crímenes ecológicos” que están ocurriendo en la Cordillera Central, sobre todo en el área que pertenece a los municipios de San José de las Matas, Jánico  y Monción, donde es más notable la depredación de los bosques.

Aquí, los fuegos intencionales y naturales, el conuquismo, el corte “legal” mediante el plan de manejo forestal que se lleva a los pinos nativos junto a los que han plantado los comerciantes madereros, el corte de árboles para hacer carbón y la tala indiscriminada por parte de ganaderos para hacer mayores espacios de pasto, están acabando con La Sierra, ante la mirada indiferente de las autoridades de Medio Ambiente y el Plan Sierra.

Basta pararse en la entrada del municipio de San José de las Matas, para ver camiones que salen diariamente cargados de pinos ante la vista de todos. Lo que difícilmente encontrará es un camión que entra con plantas para reforestar.

El estudio publicado bajo el nombre de “Mapas globales de alta resolución de cambios de cobertura forestal en el Siglo XXI”, por el Departamento de Ciencias Geográficas de la Universidad de Maryland, establece que la República Dominicana, ha perdido 1,536 kilómetros cuadrados de cobertura boscosa en solo 14 años.

La Universidad de Maryland, confirma lo que grupos ambientalistas han denunciado, y sepulta la teoría de que el Plan Sierra, recuperó más del cincuenta por ciento de la masa boscosa que se había perdido en la Cordillera Central.

Las cifras que refieren la perdida de bosque en áreas protegidas como la reserva forestal Alto Bao, Alto Mao y los parques nacionales Armando Bermúdez y José del Carmen Ramírez, confirman nuestra denuncia y dejan muy mal parados al Plan Sierra y a la oficina local de Medio Ambiente, en cuyas jurisdicciones se encuentran estos lugares.

José del Carmen Ramírez (89 kilómetros cuadrados, perdidos)

Alto Mao (40 kilómetros cuadrados, perdidos)

Alto Bao (17 kilómetros cuadrados, perdidos)

Armando Bermúdez (16 kilómetros cuadrados, perdidos)

Esta calamitosa situación debe preocupar a la sociedad para que le exija al gobierno central una respuesta inmediata y la implementación de una política ambiental y forestal que sea funcional.

Deja un comentario