Fidelio Despradel presidió sesión por edad y se negó a juramentara Lucía Medina.

Fidelio Despradel declina juramentar hermana de Danilo en protesta por prácticas fraude electoral (Foto. Acento)

SANTO DOMINGO (Rep. Dominicana).-El diputado de Alianza País (AlPaís), Fidelio Despradel, declinó a su derecho de juramentar a Lucía Medina, hermanada del presidente Danilo Medina, y al resto del nuevo bufete directivo de la Cámara de Diputados en protesta contra “las prácticas abusivas y antidemocráticas empleadas por oficialismo durante el pasado proceso electoral”.

Luego de juramentar al pleno de los legisladores de la cámara baja y de gestionar las votaciones para la elección del bufete directivo, el diputado de mayor edad se retiró del salón de sesiones argumentando que “el Partido de la Liberación Nacional (PLD), y todo su andamiaje político-electoral, hicieron uso abusivo e ilegal de los recursos del Estado”.

“La Junta Central Electoral y el Tribunal Superior Electoral actuaron como instancias al servicio del partido en el poder, violentando el sentido de equilibrio y justicia que le asigna la constitución”, dijo.

Cuando Fidelio Despradel anunció que declinaba juramentar a la hermana del presidente Medina se produjo un incidente en el que lo bajaron del área reservada al bufete directivo de la Cámara de Diputados. Lo iba a sustituir el diputado de mayor edad, que también declinó y terminó tomando juramento  a la nueva presidenta el tercero en mayor edad.

“Como resultado, este proceso electoral lo consideramos como ilegítimo, antidemocrático y fraudulento”, añadió.

Despradel alegó: “En la situación creada con su decisión: ¿Qué garantía de control efectivo podrá realizar esta Cámara de Diputados sobre los actos del Poder Ejecutivo si su titular es hermana del señor Presidente y miembra del mismo partido?”

“¿Cómo puede aceptarse como legítimo y ético que dos hermanos consanguíneos, miembros dirigentes del mismo partido, en representación de dos poderes supuestamente distintos integren el Consejo Nacional de la Magistratura?, órgano encargado de elegir la JCE, El Consejo Superior Electoral, la Cámara de Cuentas y la Suprema Corte de Justicia?”, preguntó.

Despradel aseguró además que desde diciembre de 1962 el pueblo dominicano ha sido sometido a un proceso de robo descarado de su voluntad política electoral y  los partidos participantes se encontraron con la cruda realidad de que no tenían ningún organismo al cual apelar ante la avalancha de anormalidades y violaciones a las leyes y la constitución.

Según el reglamento de la Cámara de Diputados un bufete de edad, encabezado por los congresistas de mayor y menor edad, es el responsable de tomar juramento a los nuevos integrantes del Poder Legislativo y dirigir el proceso de votación del bufete definitivo.

“¿Cómo puede aceptarse como legítimo y ético que dos hermanos consanguíneos, miembros dirigentes del mismo partido, en representación de dos poderes supuestamente distintos integren el Consejo Nacional de la Magistratura?, órgano encargado de elegir la JCE, El Consejo Superior Electoral, la Cámara de Cuentas y la Suprema Corte de Justicia?.”

En esta ocasión, con 79 años, Despradel es el congresista con mayor edad en la cámara baja.

A continuación el texto íntegro que pretendía leer Fidelio Despradel como presidente del bufete directivo de edad de la Cámara de Diputados y que no se le permitió:

Declino al derecho que me corresponde como el de mayor de edad entre los diputados y diputadas presentes en la asamblea en protesta por la forma como se llevó a cabo todo el proceso electoral.

El Partido de la Liberación Dominicana, y todo su andamiaje político-electoral, hicieron uso abusivo e ilegal de los recursos del Estado. La Junta Central Electoral y el Tribunal Superior Electoral actuaron como instancias al servicio del partido en el poder, violentando el sentido de equilibrio y justicia que le asigna la constitución. Como resultado, este proceso electoral lo consideramos como ilegítimo, antidemocrático y fraudulento.

Desde diciembre de 1962, el pueblo dominicano ha sido sometido a un proceso de robo descarado de su voluntad política electoral y  los partidos participantes se encontraron con la cruda realidad de que no tenían ningún organismo al cual apelar ante la avalancha de anormalidades y violaciones a las leyes y la constitución.

Además, entre las razones de mi decisión está el hecho de que el partido en el poder ha llegado a límites en extremo peligrosos para el futuro democrático  de la nación, ante el hecho de que no es posible organizar un proceso electoral y unas relaciones armoniosas entre el sistema de partidos y los órganos relacionados con todo proceso comicial si el Consejo de la Magistratura, órgano colegiado encargado de elegir las que llamamos “altas cortes”, que ahora está en manos del Partido de la Liberación Dominicana, actúa con el mismo criterio con que el PLD dirigió su campaña electoral, empezando por la imposición de la reelección presidencial.

Para recuperar la legitimidad y la  institucionalidad democrática es indispensable la conformación de una  Junta Central electoral y  el Tribunal Superior Electoral y la Cámara de Cuentas realmente imparciales e independientes,  integradas por ciudadanos y ciudadanas  con probada honestidad y no comprometidos con partido alguno.

Además, deberá aprobarse una  ley de agrupaciones políticas y modificarse la Ley Electoral, de tal forma que garanticen democracia, transparencia, equidad al interior de los partidos y en la competencia electoral.

El pueblo dominicano, al conmemorar la  gesta patriótica del 16 de agosto de 1863 seguirá demostrando que siempre luchará por vivir en una sociedad libre y democrática. Es el momento de restaurar la democracia.

 Fuente: 7dias.com.do

Deja un comentario