ramon-colomboHay que celebrar una buena noticia (más bien una galleta sin mano): A monseñor Francisco Ozoria no le interesa ocupar el rango de Mayor General del Ejército, que hoy ostenta el cardenal López Rodríguez, sino “dar continuidad a la misión de la Iglesia, que consiste en instaurar el Reino de Dios”. Y requintó a su antecesor: “Mi misión es pastoral, que es la de servir, acompañar a los forasteros y defender a los inmigrantes y a los pobres. Si me propusieran algún rango, comenzaría como raso”. (Tengo la ligera sospecha de que, por fin, un jerarca católico local se ha sintonizado con mi enllave Francisco).


Tomado del periódico El Caribe

Digiprove sealThis article has been Digiproved

Deja un comentario