Alejandro Herrera aprovecha al máximo el encuentro para resaltar los esfuerzos realizados por el IDAC en favor de la aviación en el país. (Edward Roustand)

Alejandro Herrera aprovecha al máximo el encuentro para resaltar los esfuerzos realizados por el IDAC en favor de la aviación en el país. (Edward Roustand)

Evaluación de OACI indica el país tiene un cumplimiento de 86.1% de los estándares; la media mundial es de 63%.

La República Dominicana tiene actualmente un sistema de aviación civil óptimo. Tanto así que en términos generales y específicos constituye una referencia a nivel regional.
El planteamiento lo hizo ayer el director general del Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC), Alejandro Herrera, entrevistado en el Almuerzo Semanal de Multimedios del Caribe.

El funcionario aprovechó el encuentro para informar que República Dominicana tiene actualmente un nivel de cumplimiento de 86.13% de los estándares de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), determinado a partir de una reciente evaluación por parte de la Oficina Regional del organismo (que es apéndice de la Organización de las Naciones Unidas), con asiento en México. A partir de esa revisión (de acuerdo con informaciones preliminares, compartidas por Herrera) el país ha elevado ese nivel de cumplimiento a un 90%, colocándose de esa forma como uno de los primeros cinco países de América Latina en mejor cumplimiento de los estándares internacionales de la OACI, y el número 11 del mundo, después de Estados Unidos (que ocupa el número 10). La media mundial de cumplimiento es del 63%.

“El sistema de aviación es estandarizado, lo que quiere decir que se rige por auditorías, revisiones y evaluaciones permanentes”, dijo el principal funcionario del IDAC, observado atentamente por el director legal, José Valdez; el director de Vigilancia de la Seguridad Operacional, Johan Estrada Pelletier, y por el embajador Carlos Veras, representante del país ante la OACI.

Estrada indicó que el primer lugar de cumplimento lo tiene Canadá y le siguen Estados Unidos, Brasil, Nicaragua y Cuba. Hay ocho elementos críticos que definen un sistema de aviación. Fueron precisamente esos los evaluados en el país para determinar que cumple. Los componentes del sistema de vigilancia de la actividad operacional a partir de los cuales la OACI establece si un país cumple o no son: legislación (la ley de aviación civil básica), los reglamentos nacionales para la aplicación de los “Anexos al Convenio de Chicago”, la organización (la conformación orgánica y funcional de una autoridad de aviación civil), manual y guías (de estudios y programas de entrenamiento del personal técnico del instituto), personal técnico calificado, certificación y emisión de licencia al personal aeronáutico (mecánicos, pilotos y otros), vigilancia (programas de inspección de todas las áreas: líneas aéreas, escuelas de formación de pilotos, los aeropuertos y los proveedores de servicios de navegación aérea) y resolución problemas de seguridad.

“La evaluación indicó que en todos los elementos críticos, así como en las áreas de auditoría el país está por encima de la media mundial de cumplimento y a nivel de América también”, apuntó Herrera. Y agregó: “Esto es el resultado de un proceso de evolución y de madurez de un sistema que desde el año 2004 a la fecha ha venido en ascenso, fruto de las políticas y el apoyo del Gobierno central y de la consistencia de un equipo de trabajo experto en el manejo de todo el sistema de aviación en el país.

En términos concretos, República Dominicana pasó de ser un país receptor de asistencia a ejercer un papel de liderazgo regional, que de acuerdo con lo planteado por el director general del IDAC se expresa en el hecho de que el país presta colaboración a otros Estados. “De hecho, tenemos pendiente un acuerdo con la Oficina Regional (la de México) para asistir a algunos países que están rezagados”, le dijo Alejandro Herrera al director de elCaribe, Osvaldo Santana, quien dirigió la entrevista.

La Oficina Regional de la OACI en México es la que vela por la región del Caribe, por Centroamérica y por Norteamérica. Es decir, que sirve de “sombrilla” para 91 países. “Nos ha solicitado que podamos prestar asistencia. De hecho, hemos estado viendo la posibilidad de asistir a Guatemala en materia de legislación, porque lo primero es contar con una ley moderna, actualizada y que se cumpla”, sostuvo Herrera. Y aprovechó para asegurar que “eso es lo que tenemos en República Dominicana, la ley 491-06, del año 2004 (sufrió una modificación en el año 2013), que es una legislación probada y madura, que ha posibilitado que en su momento inicial el sistema de aviación se transformara y que ahora se viva ese momento de consolidación”.

Por parte de este periódico en el encuentro de ayer participaron también el subdirector Héctor Linares, el jefe de Redacción de Apertura, Héctor Marte, y la editora de elCaribe digital, Sandra Guzmán.

Herrera llegó cargado de datos a la entrevista de ayer y como parte de eso aseguró que existe una relación entre el proceso de crecimiento de la actividad aeronáutica con el proceso de crecimiento de la economía dominicana. “Esa relación es muy estrecha”, expuso.

Dijo que a partir del año 2004 se inició todo un proceso, partiendo con una nueva ley y una reorganización total del sistema, bajo el liderazgo de Norge Botello. “Eso, en el año 2007, hizo posible que se devolviera la categoría uno, que había estado vedada durante 14 años para República Dominicana. Pero he dicho que no es solamente que la hemos mantenido y que la hemos consolidado, sino que en adición a todo eso hemos pasado de ser un país receptor de asistencia a un país proveedor de asistencia. Y en el día de hoy eso se concretiza en el hecho de que tenemos dos aerolíneas dominicanas “de cuerpo ancho”, que son Pawa Dominicana y Dominican Wings”, indicó.
Desde que cayó Dominicana de Aviación, República Dominicana no tenía líneas nacionales con cabina ancha.

“El hecho de que se esté aperturando Cuba es una circunstancia mucho mayor para que aunemos los esfuerzos y mantengamos el impulso que ha tenido el sistema de aviación en la República Dominicana”, planteó Alejandro Herrera.

Sostuvo que así como el turismo es la locomotora de la economía dominicana, la aviación es la locomotora del turismo. Y para despejar dudas sobre esa conclusión a la que llega, se abrazó de los números. “El 98 por ciento de los turistas que llegan a la República Dominicana lo hace por la vía aérea”, calculó.

Acuerdos de servicios aéreos con otros países

Actualmente, el país mantiene unos 52 acuerdos de servicios aéreos y existen planes de proyección. El director legal del IDAC, José Valdez, aclaró que esa parte es competencia de la Junta de Aviación Civil (JAC), que por ley maneja lo que es transporte aéreo y las suscripciones de esos acuerdos bilaterales, entre los cuales se hacen intercambios de derecho de tráfico de un Estado a otro.
Constantemente se presentan solicitudes de proyectos de acuerdos bilaterales. Informó que recientemente China Taiwán presentó una solicitud de acuerdo de servicio aéreo. Cuando se presenta esa propuesta al IDAC (si ocurriera así) esa institución lo que hace es referirla a la JAC. Entre los Estados con los que República Dominicana mantiene acuerdos de servicios aéreos figuran: Alemania, Antigua y Barbados, Antillas Holandesas, Argentina, Aruba, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba y Dubái.

Son preparados aquí sin tener que salir para allá

A través de la Academia Superior de Ciencias Aeronáuticas (ASCA) del IDAC se ha capacitado a personal técnico de Jamaica, de Haití, Panamá y se ofertan cursos en los que se recibe personal de toda América. Algunas de las actividades se realizan de manera conjunta con la FA (Aviación Naval de los Estados Unidos) y con la IATA (Asociación de Transporte Aéreo Internacional o International Air Transport Association). La capacitación, uno de los ocho elementos de un sistema de aviación, y uno de los retos de la aviación mundial, en el caso dominicano está medianamente cubierto con una academia de ciencias aeronáuticas que permite capacitar al personal.

La ASCA tiene la certificación de instituto superior, otorgado por parte del Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología y capacita al personal de control de tránsito aéreo, lo que indica que ya no es necesario ir a Miami para alcanzar esa capacitación, como ocurría en el pasado.

La academia ha seguido un proceso de desarrollo.

Se ha logrado una buena calificación en el mundo

La Oficina Regional de la OACI cuando se refiere a la aviación dominicana, indica que es un “Estado campeón en la región”. “El esfuerzo que ha hecho el Estado en temas de cumplimiento de Implementación Efectiva (EI) es tal, que aún estando por encima del 80% sigue buscando alcanzar mejoras, a reflejarse en un incremento de ese porcentaje de cumplimiento”, dice la OACI.

La ley 491-06 le dio autonomía financiera y administrativa al IDAC y eso le permite ser el administrador de sus recursos, que provienen de la tasa aeronáutica que se cobra por pasajeros turísticos (15 dólares). Esos recursos se distribuyen entre los demás actores del sistema, entre ellos la Junta de Aviación Civil, la Fuerza Aérea, el Cuerpo de Seguridad Aeroportuaria y el Ministerio de Turismo.

“Esa es una de las claves del sistema de aviación. Eso nos ha permitido alcanzar el nivel de desarrollo que tenemos”, asegura Alejandro Herrera.

En el año 2015, República Dominicana recibió seis millones 151 mil turistas por la vía aérea, de acuerdo con cifras oficiales del Banco Central.

Fuente: Elcaribe.com.do

Digiprove sealThis article has been Digiproved

Deja un comentario