El Torneo Invernal de Béisbol es el principal evento deportivo de la República Dominicana. En el mismo participan los equipos Tigres del Licey, Leones del Escogido, Águilas Cibaeñas, Gigantes del Cibao y Azucareros del Este. (Foto. fuente externa)

El Torneo Invernal de Béisbol es el principal evento deportivo de la República Dominicana. En el mismo participan los equipos Tigres del Licey, Leones del Escogido, Águilas Cibaeñas, Gigantes del Cibao y Azucareros del Este. (Foto. fuente externa)

Por Javier Cabreja.

Con el inicio de la temporada de béisbol, los dominicanos amplían su agenda temática de cara a los diálogos entre amigos y familiares. La pelota y la política son dos de las grandes pasiones en el país, las cuales han dado lugar a un término nacido del genio popular, la “pelótica”. El más común de los ciudadanos aparece como un experto analista en este tema. Los más finos, suelen ser aquellos que no solo conversan sobre cada disciplina por separado, sino que las entrelazan.

Es el caso de aquel que se lamentaba de que lo que es un mérito en la pelota, como robar mucho, también lo sea en la política. En este caso, en la actividad política nacional hay jugadores destacados. Por otro lado, continúa el experto, en el béisbol solo juegan los del equipo, quedando fuera los demás; práctica que se reproduce en la política, al negar la participación de los ciudadanos en cuestiones que les son relevantes. Es decir, advierte el analista: ¡hay reglas en la pelota, que solo deberían ser de la pelota!
Sin embargo, prosigue el entendido en “pelótica”, las pautas del béisbol que deberían seguirse en la arena política no se toman en cuenta. Por ejemplo, en la pelota al que siempre se le hace out, lo terminan sacando del juego; en tanto que en la política, siguen jugando siempre y son los que más presencia mediática tienen. Prácticas comunes en el béisbol, como el cambio, el relevo o el retiro, en la política parecen ser inaceptables. Por otro lado, ningún equipo de pelota tiene a un cuarto bate que siempre se poncha, como pasa entre los equipos políticos dominicanos. Es decir, proclama ahora el versado en el tema: ¡Hay reglas en la pelota, que deberían imitarse en la política!
Ahora bien, prosigue el analista, como en el béisbol, las reglas de juego de la política tienen que estar claramente definidas. ¿Cómo se pierde y se gana?, ¿cuáles condiciones se requieren para competir?, son de las cosas que no se pueden dejar a la libre interpretación. Lamentablemente, en el escenario político dominicano, no se terminan de aprobar leyes que son fundamentales. Así, los equipos y jugadores acostumbrados a la marrulla, juegan con mayores ventajas. ¡Ay! Pero lo más grave, se queja el perito, es que en pelota existe una regla, las más importantes de todas, la de tener árbitros imparciales, cuya aplicación cuenta con mucha resistencia entre los políticos de la República Dominicana. En fin, concluye el ducho en “pelótica”: ¡Hay reglas en la pelota, que lo deberían ser también para la política!

Fuente: ElCaribe.com.do

Digiprove sealThis article has been Digiproved

Deja un comentario