Luis Alfredo Collado

Luis Alfredo Collado

Por Luis Alfredo Collado.-Hasta las pasadas elecciones presidenciales del 15 de mayo, el cliché que más se repetía en San José de las Matas, era; “estamos en un buen momento”. El dinero que bajó de la Capital para inyectárselo a organizaciones de empresarios privados de los sectores agropecuario y ganadero hacía pensar que se caminaba en la dirección correcta.

Pero lo que más se asociaba al “buen momento” era la puesta en funcionamiento de tres parques temáticos que conforme a las prédicas de los “ingenieros sociales” de las esquinas, los medios y vocingleros políticos, apuntaban a que el pueblo se iba a colocar en el mapa del turismo nacional.

Recordemos que el desarenador, la remodelación del play, la pavimentación de las calles, la carretera de La Cuesta, la carretera de El Rubio, Las Placetas, Paralimón, Don Juan y Las Canas, la Empacadora de Frutas y Vegetales, también eran parte de la plataforma del “buen momento”.

Eran tiempos de euforia electoral y reelección, todos estaban embriagados por el optimismo que se desprende de la percepción fabricada y la manipulación mediática.

Todo iba de maravilla hasta que un mal día nos despertamos con la infausta noticia de que el Hotel la Mansión, lo habían cerrado porque no le estaba yendo bien. Después la tienda de electrodomésticos de la Cooperativa supuestamente fue cerrada porque no dio buenos resultados. Más reciente otro negocio muy importante y casi emblemático, se dice está al borde del precipicio y probablemente sea vendido o absorbido por otro de su género. Después de todo esto nadie se atreve a decir que estamos “en un buen momento”.

Una de esas paradojas de las que parece nunca se va a escapar el pueblo, es que “el buen momento” literalmente lo están viviendo los ganaderos de campos adyacentes que no fueron favorecidos con las bondades del gobierno. Estos han logrado incrementar la producción de leche, cuentan con un mercado seguro y transformaron totalmente ese renglón con ejemplares mejorados.

Ahora falta saber si los parques temáticos operan con éxito, o le han quedado grande a sus manejadores. También mucha gente quiere saber para qué ha servido la oficina local de turismo.

En todo caso, que a nadie le sorprenda si en el futuro lleguen emprendedores extranjeros a nuestra área, a trabajar el turismo ecológico y de montaña, que a decir por lo que hemos visto, no ha dado los mejores resultados. Por lo menos en los lugares donde el Estado es dueño o ha hecho inversiones como son los parques y La Mansión.

Creo que vamos en la ruta de un buen momento, pero antes debemos levantar lo que se ha caído, y enderezar las cosas que están torcidas.

Deja un comentario