Motores Avenida Sajoma Por Luis Alfredo Collado.-A la Avenida Manuel Tavárez, le ha pasado igual que a muchos lugares del país que han cambiado su esplendor por el desorden.

Aquí un fin de semana es lo que más se parece a la que se presume debe ser la antesala del infierno. La adrenalina sobre una sola rueda, se está volviendo tan cotidiana que ya los acróbatas hasta tienen su fanaticada.

Jóvenes que no tienen los apellidos de la oligarquía matera, han comprado motocicletas para ir a matarse a la Avenida. La vía es un cementerio donde mueren exhibicionistas que ponen en peligro sus vidas y las de los demás.

Probablemente las principales causas de muertes violentas en el área son el suicidio por ahorcamiento y los accidentes en motocicletas. Dos problemas que no requieren de mucho esfuerzo para identificar a los que pudieran ser más vulnerables.

Las iglesias y las organizaciones de servicios debieran hacer algo. No basta con repartir hostias, repetir aleluyas o hacer aparatajes mediáticos por trivialidades. Se debe ir a los barrancos y las aldeas donde viven los excluidos. Misas y marchas en el centro, son iniciativas con aproximaciones cosméticas para tratar males que avanzan en espiral, en todas direcciones.

Haga un perfil de los que han muerto en la entrada del pueblo, y tendrá una idea de por dónde anda la cosa.

Ya es hora de entender que la gente de estos tiempos solo entiende a fuerza de palos. Por la buena nadie hace caso. La educación es fundamental y eso precisamente es lo que no hay. Se debe actuar con mano dura y la acción policial tiene que ser implacable, en todo caso el que no pise la raya no tiene por qué temer y el que viole las reglas y la ley no se puede defender.

El ayuntamiento y la policía deben ponerse los pantalones, si no lo hacen ahora, la Avenida la van a transformar en un referente de vicio y muerte.

Digiprove sealThis article has been Digiproved

One Comment

  1. Increíble pero realmente peligroso.

Deja un comentario