Chi Birmingham

Depende de la edad y del tipo de persona, pero dedicar una hora al día a hacer ejercicio es beneficioso para la salud según se ha comprobado a lo largo de un sinnúmero de investigaciones en los últimos años.
Da igual si se trata de un entrenamiento de baja intensidad durante más tiempo o de ejercicios intervalos con menos duración, la conclusión es que la actividad física es buena y la inactividad es mala.
El problema surge cuando se combinan las dos de forma acentuada.

Un reciente estudio publicado en el American Journal of Physiology, Endocrinology and Metabolism (el medio dedicado a las investigaciones en el campo de la fisiología, endocrinología y el metabolismo) comparó los efectos que se producen en el organismo entre las personas que son activas físicamente pero que a la vez son amantes del sofá o pasan excesivas horas sentados.
Los resultados sugieren que una rutina de ejercicios, por más vigorosa que sea, no logra contrarrestar el efecto negativo que produce el estar sentado por mucho tiempo, dejando latente el riesgo de sufrir enfermedades en el corazón o muerte prematura.
Cuando entrenas te cansas y cuando descansas te entrenas
Dicho popular
“Con la inactividad el metabolismo se hace más lento y eso es perjudicial”, le dijo a BBC Mundo Juan Francisco Marco, profesor del centro de ciencia deportiva, entrenamiento y fitness Alto Rendimiento en España.
Los investigadores de la Universidad de Texas, en Austin, estudiaron los efectos que se producían en el organismo en un grupo de control de hombres que fueron sometidos a períodos de mucha actividad física con otros de total sedentarismo.

Fuente: Bbc.com

Digiprove sealThis article has been Digiproved

Deja un comentario