Por: Rafael De Mesa.

“Cuando se cae en brazos de la patria agradecida, la muerte acaba, la prisión se rompe, y empieza, al fin, con el morir la vida”

Manolo Tavarez Justo

21 de diciembre de 1963, en pleno invierno, en las heladas montañas de Quisqueya, allá en Las Manaclas, entre llagrumos y el canto de las aves silvestres, sí Manolo, ahí caiste, cayó una estrella de la esperanza, saliste junto a tus compañeros a construir el porvenir, te enfrentaron los cobardes, solo así nos podía visitar el águila, después de pisotear la dignidad del suelo patrio tantas veces.

Manuel Aurelio Tavárez Justo, equivocado o no, eres un ejemplo para la juventud dominicana, tus ideas no han desaparecido, más bien parecen dormidas, un día despertarán y así enfrentarán a los mismos que te fusilaron, pero que tuvieron que reconocer tu valor, Manolo, no hay proyecto humano, por más recursos que quiera exhibir, que pueda hacer desaparecer de la vista de muchos dominicanos, tu pensamiento, arrojo, entrega y valentía.

Loor eterno a los mártires del Movimiento Guerrillero del 14 de junio, Las Manaclas escenario sangriento de esta gesta cargada de honor y decoro.

Vivan Tavárez Justo y sus compañeros, la patria dominicana se siente orgullosa de que ustedes fueran parte de sus mejores hijos, tiempos de guerra, cayó una estrella en la Sierra.

Digiprove sealThis article has been Digiproved

Deja un comentario