Rafael De Mesa

Por: Rafael De Mesa.

FINALIZA CON EL DIA DE NOCHEBUENA, EL PRIMER TRAMO DE LAS FESTIVIDADES NAVIDEÑAS 2016, CON UN BALANCE, SEGUN EL COE, DE 8 MUERTOS Y APROXIMADAMENTE 113 INTOXICADOS POR INGESTA DE ALCOHOL.

En la República Dominicana, país donde se consume alcohol de manera desenfrenada, especialmente en los sectores más pobres, siempre en las celebraciones de Navidad, desde que comienzan hasta que terminan con el día de los Santos Reyes, se producen muchas muertes en calles y carreteras, a pesar del despliegue de policías, vigilancia y operativos de las autoridades.

Como se puede observar, el día de Nochebuena, 24 de diciembre, se producen menos muertes, que el 31 del mismo mes, debido a que el 24 tiene un concepto más familiar y prácticamente, las familias después de la tradicional cena, se quedan en sus casas y comparten con los visitantes, regularmente parientes que viven en otros pueblos, sin embargo, la cosa cambia para el 31, fiestas que esperan el Año Nuevo, se consume alcohol como si fuera a acabarse, entonces ese día, la gente después de cenar, coge la calle, el tránsito se incrementa y hay en calles y carreteras de todo el país, una locura y esa locura, es la que nos deja, pocas horas después, una gran cantidad de muertos, heridos, detenidos y apresados, nunca hemos podido entender, el por qué de tantas muestras de insensatez y falta de moderación.

Todo el que tome ese día el volante, me refiero al 31 de diciembre, debe pensar en su familia, antes de ingerir el primer trago de alcohol, porque tiempo debe tomar además, para meditar sobre lo que sería de su familia, si llegara a faltar en caso de morir en un accidente de tránsito o le provoca un accidente a otra persona, pero lo mismo podemos decir, de otra época del año, Semana Santa, donde las cifras de muertes cada año nos resultan alarmantes, fruto también, de la mala combinación de volante y alcohol.

Los Medios de Comunicación, deben colaborar algo más con las autoridades y la sociedad, para de manera conjunta bajar los altos niveles de muertes provocadas por la imprudencia, además, la radio, televisión y periódicos, también deben bajar los altos niveles de sensacionalismo que exhiben en las grandes celebraciones del país, ese sensacionalismo, bastante dañino, se pega en las clases más pobres en lo económico y en su nivel educativo, ya que regularmente, son más proclives a la imitación de los hechos negativos que ocurren en nuestra sociedad.

Ojalá, que cada vez que hagamos uso de un micrófono, en cualquier parte, no importa el lugar, sea para ayudar a salvar una vida que pueda estar en peligro.

FELIZ AÑO NUEVO, SIN EXCESOS, SE CELEBRA MEJOR.

Digiprove sealThis article has been Digiproved

Deja un comentario