EN SANTIAGO: Lluvias provocan inundaciones urbanas y caos en el tránsito

La región del Cibao y Santiago fueron escenarios de fuertes contingencias durante este año, tanto de fenómenos naturales como sociales, que han dejado huellas y traumas para el porvenir inmediato. Las autoridades gubernamentales tienen ahora el reto de atender una serie de flagelos y seguir avanzando en la que consideran la zona más rica y productiva del país.

El Cibao fue impactado durante este otoño pasado, con los efectos más devastadores de intensos aguaceros que dejaron decenas de muertes, heridos y pérdidas materiales aun no cuantificadas del todo, pero preliminarmente calculadas en miles de millones de pesos.

El temporal lluvioso de mes y medio casi sin interrupción, afectó en mayor medida a las provincias de Puerto Plata, Monte Cristi, Espaillat, María Trinidad Sánchez y Duarte, en algunos casos no tanto directamente por las lluvias, sino por las avenidas de los ríos Yaque del Norte y Yuna. El presidente Danilo Medina decretó, el 13 de noviembre, el estado de Emergencia Nacional en las provincias Puerto Plata, La Vega, Espaillat y María Trinidad Sánchez.

El decreto 340-16 dispuso la normalización de compras y contrataciones de bienes, servicios y obras para remediar daños ocasionados por lluvias.

En el Noroeste, la liberaciónde millones de metros cúbicos de agua del embalse de Tavera, en octubre y noviembre, causó inundaciones en Valverde y Monte Cristi, donde cientos de viviendas fueron destruidas, semidestruidas y en otros casos averiadas, que obligó a sus habitantes a salir precipitadamente.

Las pérdidas en las plantaciones agrícolas y ganaderas fueron altas, calculándose solamente en las fincas bananeras en tres mil millones de pesos.

Inseguridad
Esta región y particularmente Santiago, San Francisco de Macorís, Moca y Puerto Plata aumentaron los niveles de inseguridad ciudadana durante 2016, con acciones delictivas de todas las características, incluyendo el alto índice de menores de edad envueltos en situaciones de conflicto con la ley.

Los robos, asaltos, en muchos casos con pérdidas de vidas y heridos, feminicidios, bandas dedicadas a la sustracción de vehículos y ganado, con aparentes conexiones en Haití, donde los trasladan. También el raterismo como asalto a mujeres y, en algunos casos, se registraron con frecuencia hechos de muertes para despojar de celulares. La inseguridad se sintió este año con mayor rigor en Santiago, lo que motivó frecuentes cambios de comandantes policiales; aunque en las dos últimas gestiones de los oficiales, José Acosta Castellanos y Víctor Hernández Vásquez, se evidenciaron la disminución en algunos de los indicadores de la delincuencia.

En gran parte de las acciones delictivas se ven envueltos individuos que viajan más de uno en motocicletas, lo que generó la iniciativa para prohibir que se monte más de uno en esos vehículos.

Frente a esa situación la ciudadanía ha tenido que adoptar diferentes medidas de autoprotección, como lo es un mayor protagonismo de las juntas vecinos.

En varios lugares de esta región se registraron casos de linchamiento, cuando comunitarios traten de hacerse justicia por su propia iniciativa.

Crisis hospitalaria
Este 2016 se caracterizó en esta región por problemas en los servicios de salud y, especialmente, por el deterioro en las condiciones de los centros hospitalarios que, salvo excepciones, como el traumatológico Profesor Juan Bosch, de La Vega, funcionan muy precariamente.

Particularmente el hospital José María Cabral y Báez de aquí, el más importante de la región, cruzó este lapso en condiciones muy difíciles, agravadas por el proceso de remodelación que se ejecuta y se ha prolongado en forma preocupante.

A mediados de este año y en medio de un torrencial aguacero, las corrientes de las calles aledañas penetraron al centro, afectando al personal de servicio y los internos en las plantas bajas. Se desató un brote de tuberculosis que implicó la amenaza de los médicos residentes y pasantes de retirarse de sus labores.

Aunque en menor nivel también se denunciaron precariedades en los hospitales infantil Arturo Grullon, del Instituto Dominicano de Seguro Social (IDSS), Presidente Estrella Ureña y de los hospitales en Mao, Monte Cristi, Puerto Plata, Dajabón, La Vega, Bonao, San Francisco de Macorís, y otras localidades.

Accidentes
Durante los últimos doce meses  la región sufrió los efectos de un alto índice de muertes y heridos por accidentes de tránsito, que son una de las principales causas de deceso en el país.

Las calles, avenidas y carreteras son escenarios constantes de accidentes, con saldos muy lamentables, siendo el caso más notorio por la magnitud de la tragedia, la muerte de 18 personas en un mismo accidente ocurrido la noche del 18 de agosto, en la localidad de Sánchez, Samaná.

A mediados de este mes de diciembre otro accidente de tránsito acabó con la vida de cinco personas en la comunidad de Atabalero, San Francisco de Macorís.

Alcaldía
Durante este año, los servicios y políticas del Ayuntamiento tuvieron muchas repercusiones en esta ciudad, tanto la administración que terminó el pasado 16 de agosto, que encabezó Gilberto Serulle, como la presente que dirige Abel Martínez.

La incapacidad y la desidia se apoderaron de la gestión de Serulle durante el período de transición, lo que llevó a la ciudad a convertirse en un gigantesco vertedero, con graves amenazas para la salud colectiva y que obligó a las autoridades de Salud Pública y Medio Ambiente a declarar a Santiago en alerta sanitaria.

La nueva alcaldía encabezada por Abel Martínez, desde antes de asumir sus funciones, emprendió en la participación directa del Ministerio de Obras Públicas y otras dependencias públicas un programa de limpieza, retirando miles de toneladas y eliminando vertederos improvisados.

Pero además, la nueva administración dispuso la eliminación del mercado de pulgas establecido desde el centro de acopio de Pueblo Nuevo que llevaba ramificaciones hasta el pleno centro de la ciudad, lo cual generó un serio conflicto que aún está pendiente de solucionar, luego que se les permitiera a los vendedores, una gran parte haitianos, seguir operando hasta enero próximo.

La economía
Durante el año que ya termina, dos renglones de la economía mostraron signos de crecimiento en esta región: las zonas francas industriales que siguieron el proceso de recuperación que lleva desde hace algunos años, y el turismo en la provincia de Puerto Plata, ahora con la ayuda del muelle de Cruceros, inaugurado al final del 2015.

Los demás renglones se vieron afectados por el temporal lluvioso y los problemas del comercio con Haití, donde se exportan gran cantidad de alimentos, como pollos, huevos, cerdos y vegetales. Durante el año la sequía disminuyó y hubo buenas cosechas y productos abundantes en los mercados que mantuvieron los precios a niveles aceptables para los consumidores.

Valle Nuevo
El conflicto de Valle Nuevo, Constanza, estuvo entre hechos que llamaron en mayor nivel la atención durante los últimos meses del 2016, ni siquiera atenuado el impasse por las graves consecuencias de las inundaciones que abarcaron casi todo el país, lo que se explica por la importancia estratégica que tiene ese ecosistema para el medio ambiente en toda la República Dominicana.

Ese es uno de los puntos conflictivos que llegará este año cuando termine el próximo 31 de diciembre para el 2017, ya que es necesario rescatar y preservar esa reserva natural, y para ello hay que enfrentar poderosos intereses que se han enclavado en esa zona, de alto interés por su ubicación en el centro de la isla y que aporta tanto a la producción de agua y otros agentes vitales para este pueblo.

Por: Leoncio Peralta / Listin Diario

Digiprove sealThis article has been Digiproved

Deja un comentario