Rafael De Mesa

Editorial: Expresión Libre, lunes 16 de enero 2017

Por: Rafael DeMesa.

En la medida en que el mes de febrero se aproxima, en esa misma medida, va cambiando el vocabulario de los dominicanos, pocos mencionan hechos históricos ocurridos, tanto en enero como en febrero , desde el nacimiento de Duarte, 26 de enero, hasta la  Independencia Nacional, 27 de febrero, sin embargo, las floristerías y  tiendas hacen gala de exhibiciones para el 14 de febrero, así como grandes espéctaculos, se entra en competencia y el color rojo se pone de manifiesto, más rojo que el rojo de la bandera dominicana, esto quiere decir, que hasta el día de los enamorados, aniquila las fiestas patrias;   fíjense amigos lectores y oyentes de Expresión Libre, hasta dónde ha llegado la descomposición dominicana, en su afán de borrar grandes episodios de su bien ganada historia:

El 12 de enero pasado reciente, se cumplieron 45 años, de la muerte de Los Palmeros en la autopista de Las Américas, un grupo de valiosos dominicanos, integrado por jóvenes con valor y decoro, muy  preparados en la lucha armada y en el plano ideológico,  inspirado en las ansias de libertad y justicia social, que demandaba la República Dominicana en la década del 70, sin embargo, para los estudiantes y profesores pasó por inadvertida , lo que significa, que la fecha les pasó por encima; por ahí viene el aniversario  de la caída en Ocoa, en Playa Caracoles, del Coronel de abril, la figura más influyente de la guerra patria del 65, Francisco Alberto Caamaño Deñó, les aseguro, que ese día, 16 de febrero, es muy poco lo que será recordado en las escuelas y es que el sistema educativo está diseñado así, para que estos personajes no sean homenajeados ni recordados, para que de esta forma, no influyan en el proceso de alienación que les han impuesto a las presentes y futuras generaciones, logrando mantenerlos alejados de su propia historia, menos peligro;  lo mismo ocurre con el 27 de febrero, día de la Independencia Nacional, el día más importante y trascedental en la historia dominicana, ese día, la celebración del cumpleaños de la Patria no pasa de un desfile, el cual, los mismos estudiantes y profesores  lo ven como una rutina y algo obligatorio, es decir, que estos jóvenes, futuros profesionales,  en la mayoría de los casos, no trascienden, no saben  hablar de nada, no dominan temas y terminan cargados de frustracciones y dedicados a áreas muy distantes de lo que estudiaron, ellos no son culpables, culpable es, el sistema educativo dominicano, que  ha sido capaz de negarles la  historia de su país de orígen, sus raíces y el derecho a conocer la sociedad.

Hemos observado, que tres días después de celebrarse algún hecho histórico y trascedental para el país, entonces aparecen los estudiantes buscando lo mismo en los centros de internet, pegan una imagen y copian el mismo texto, eso es para poder justificar la fecha y salir de eso, en conclusión, usted le pregunta a cualquier estudiante que de quien buscaban datos e informaciones y ni si quiera eso contestan, es una pena, porque toda esta descomposición social-política-económica y cultural que se ha apoderado de  República  Dominicana, obedece en gran parte, al desinterés de la juventud en los temas del momento y al desconocimiento de su historia.

Un día de estos, luego de las celebraciones navideñas, el tema será el carnaval, las caretas, las comparsas, el roba la gallina, los lechones, el puerco cimarrón,  sin embargo, en el caso de San José de las Matas, todavía andamos buscando la identidad y raíces, del carnaval que no hemos querido descubrir,  tampoco hemos querido preocuparnos por buscar su orígen.

Se han hecho esfuerzos, sin embargo, lo poco o mucho que se ha hecho en materia de carnaval, ha tenido que ver, más con lo comercial, que lo que el pueblo quiere y desea.

Estamos de acuerdo con el carnaval, pero creemos que al cambiar cada año el estilo y la forma de celebrarlo,  le hemos hecho mucho daño, a un carnaval, que como el nuestro, hace muchos años debió estar consolidado y apoyado por otros sectores.

Cada cosa en su lugar, participemos y valoremos nuestros hechos históricos y apoyemos el carnaval, una cosa, no quita la otra.

Digiprove sealThis article has been Digiproved

Deja un comentario