Yordano Ventura, honrando la memoria de Oscar Taveras durante su participación en la Serie Mundial, 28 de octubre del 2014 (archivo)

Tres talentos llamados a ser caballos en las Grandes Ligas fueron convocados para una cita estelar en 2012 en la ciudad de Kansas City. Casi cinco años después, solo quedan fotos y recuerdos. El Juego de las Futuras Estrellas del año de marras reunió a los dominicanos Oscar Taveras y Yordano Ventura con el cubano José Fernández. Un jardinero y dos serpentineros derechos con herramientas y condiciones excepcionales, a quienes el mundo del béisbol ha llorado en cantidades industriales, protagonistas de una historia de éxito que no pudo completarse en su justa proyección, pasando a ser actores de primera en tragedias que dejan una marca indeleble.

Al trío latino los unía la pasión por el juego, ese fuego que no todos los atletas poseen y que siempre los llevó a competir a otro nivel.

Tenían el don de iluminar un camerino con jocosidades y bromas propias de su edad y a la vez eran magnetos de audiencia y de fanáticos en los estadios.

Ver a Oscar patrullando los bosques o hacer un swing con el porte que le caracterizaba vistiendo la franela de los Cardenales, era todo un espectáculo.

Fernández era un lanzador con toque eléctrico, había que admirar al joven diestro de los Marlins. No para menos fue el Novato del Año de la Liga Nacional en 2013 y además de esa campaña, también estuvo en el Juego de Estrellas de 2016.

ACE Ventura

Yordano, quien al igual que Fernández debutó en 2013 (septiembre), era un fenómeno que podía lanzar a 100 millas por hora, a pesar de no tener la corpulencia de otros.

Por algo su ídolo era Pedro Martínez, el inmortal dominicano de Cooperstown que sin tener el gran físico dominó como pocos en el exigente mundo de las Mayores. Pedro, a través de las redes sociales, ha dicho que se siente devastado por las muertes de Ventura y de Andy Marte durante el pasado fin de semana.

Ventura, el muchacho de Samaná que en su niñez se divertía tirándole piedras a los cocos, fue el de mayor duración de los tres en este mundo terrenal. Se marchó con 25 años.

Fernández, oriundo de Villa Clara, Cuba, tenía 24 años de edad al momento de fallecer en un septiembre pasado en un accidente en bote en Miami.

Taveras, nacido en Puerto Plata, contaba con 22 años y apenas una campaña en Grandes Ligas cuando la parca hizo su trabajo tras un accidente de tránsito en 2014.

Su ascenso al juego fue meteórico. Duele decirlo, pero así de rápido se fueron a mejor vida. Tres portentos idos a destiempo.

Lanzó una joya en la Serie Mundial de 2014

Ventura terminó su carrera en las Mayores con foja de 38-31 y un promedio de carreras limpias de 3.89. Probablemente su mejor momento en las GL fue cuando silenció a los Gigantes de San Francisco en el sexto juego de la Serie Mundial de 2014, partido en el que rindió un homenaje a Taveras, de cuya muerte se había enterado poco antes de cumplir con su reto. Este año trabajó en un partido y en su gorra puso los números de Fernández y de Taveras.

Por: Yancen Pujols / Elcaribe.com.do

Digiprove sealThis article has been Digiproved

Deja un comentario