Monseñor Freddy Bretón oficia misa en la capilla, San Jose, El Picacho, Los Ramones (archivo)

Los cambios que ha dispuesto el Arzobispado de Santiago en Villa González, Licey al Medio, Moca, Sabana Iglesia, Jánico, Navarrete y San José de las Matas, entre otros, no han sido bien recibidos en todos los casos por la feligresía.

El malestar lo dio a conocer el propio arzobispo, monseñor Freddy de Jesús Bretón Martínez, al advertir que los cambios son irreversibles y que no acepta presiones.

Al ventilar públicamente su decisión es porque las peticiones para que reconsidere algunos de los traslados han llegado a las alturas.

O se han tornado muy intensas. Bretón Martínez llamó la atención al proclamar que les aconsejaba a los feligreses que no “pierdan su tiempo ni gasten sus chelitos dando viajes a las oficinas del Arzobispado para tratar de variar los traslados o nombramientos que hemos hecho en muchas de nuestras parroquias, ya que son invariables”.

Reconoció que desde su llegada al Arzobispado de Santiago ha realizado unos 45 o 50 traslados de sacerdotes y encargados de parroquias.

Para tranquilizar y despejar cualquier malentendido, el religioso aclaró que las decisiones no son caprichosas, sino bien pensadas, consultadas “y hasta con muchas oraciones”.

Tomado de la columna El Semáforo / Periódico El Nacional

 

Digiprove sealThis article has been Digiproved

Deja un comentario