Lincoln López

Lincoln López

Esa pregunta cerrada que utilizo como título, fue al mismo tiempo el tema principal de un debate llevado a cabo entre dos académicos y pensadores: Antonio Negri y Byung-Chul Han. Ambos presentaron sus respectivos argumentos sobre una plataforma común: la crítica al capitalismo, pero contrastando la forma de combatirlo. Mientras el primero defiende la validez de una salida revolucionaria armada en sus diferentes modalidades; el segundo, opina que ese método hoy no es posible, y expone sus reflexiones al respecto.

Considero apropiado ofrecer una pincelada biográfica sobre estos personajes.

Antonio Negri (Italia, 1933) es un filósofo y pensador marxista. Catedrático de doctrina del Estado en la Universidad de Padua, y ha enseñado en algunas de las más importantes universidades europeas. Fundador en 1969 grupo político Potere Operaio (Poder Obrero). Estuvo preso varias veces, y en una ocasión fue condenado a 30 años. Vivió exiliado en París. Muchos de sus libros fueron publicados mientras estaba en la cárcel. Entre su numerosa bibliografía figura: “La anomalía salvaje” (1982),  “Marx más allá de Marx” (1996), “Imperio” (2000)…

Byung-Chul Han (Seúl, 1959) es un filósofo y ensayista surcoreano experto en asuntos culturales y profesor de la Universidad de Artes de Berlín. Está considerado como uno de los filósofos más destacados del pensamiento contemporáneo por su crítica al capitalismo. Estudió metalurgia en la Universidad de Corea, carrera a la que abandonó porque “me sentí como un idiota”. Llegó a Alemania con 26 años sin saber idioma y sin haber leído casi nada de filosofía. Doctor en Filosofía de la Universidad de Friburgo.  Ha escrito: “La sociedad del cansancio”, “La agonía del Eros”, “La sociedad de la transparencia”…

Antonio Negri se presentó como revolucionario comunista. Inflamador de las masas, de las protestas…en fin, de la revolución, confiado que con ella derrocaba al imperio. Una posición muy alejada de la realidad, especialmente con el desplome de los gobiernos comunistas o socialistas en casi todo el mundo.

En cambio, Byung-Chul Han formula que ya no es posible la revolución a pesar del creciente abismo entre ricos y pobres. Explica los factores de cómo funcionan hoy el poder y la dominación. El primero es “El poder estabilizador”. Dice que en la sociedad industrial era represivo y disciplinario. Los propietarios de las fábricas explotaban de forma brutal a los trabajadores, hoy, en el sistema de dominación neoliberal está estructurado de una forma totalmente distinta, ya no es opresor, sino seductor, es decir, cautivador. “Hoy cada uno es un trabajador que se explota a sí mismo en su propia empresa. Cada uno es amo y esclavo en una persona”. También la lucha de clases se convierte en una lucha interna consigo mismo. Por eso, el que fracasa se culpa a sí mismo, y no cuestiona a la sociedad.

Sobre la eficiencia de ese poder estabilizador, nos dice que ella funciona porque no reside a través de la prohibición y la sustracción, sino a través del deleite y la realización. Esto es así porque nos encontramos en el estadio de la sociedad de consumo. “Modernidad Líquida” diría el pensador polaco Zygmunt Bauman.

Otros factores los esbozaré en posterior entrega de Cultura viva.

Fuente: La Información.

Digiprove sealThis article has been Digiproved

Deja un comentario