Rafael De Mesa

Expresión libre.

Editorial miércoles 15 de febrero 2017.

Hoy con el título: Contaminación sónica, ruidos y escándalos en vías públicas, están destruyendo la salud mental de los habitantes de San José de las Matas.

Una de las principales debilidades, de los organismos oficiales, del liderazgo civil  y las autoridades gubernamentales, en sentido general, es el poco seguimiento que dan a los problemas y temas que plantean los pueblos, en su interés de vivir en paz, armonía y tranquilidad, muchas veces se reúnen y crean de un momento a otro un comité para enfrentar tal o cual situación, se reúnen el primer día y al mes siguiente, ya esa agrupación no existe, se desintegra sin ningún tipo de información, todo el mundo queda en el aire y la comunidad ve perdida su esperanza de soluciones en determinados casos, desaparecen como las famosas comisiones del Doctor Joaquín Balaguer.

San José de las Matas,  pueblo que por su belleza natural, sus hermosos paisajes y la calidad humana de su gente, ha sido siempre motivo de inspiración de poetas, compositores y escritores, que le han cantado o le han escrito, resaltando sus bellas  montañas, paisajes, versos que nos hablan de sus caudalosos ríos y por qué no, también de sus hermosas mujeres, ese mismo pueblo de tantos encantos para disfrute de sus munícipes, hace mucho, viene demandando de sus autoridades, iniciar un proceso, mediante el cual se pueda controlar, mejorar y hasta erradicar, la contaminación sónica, que en los últimos tiempos ha venido afectando la salud mental de los comunitarios y visitantes.

La contaminación sónica hace referencia al ruido cuando éste se considera  como un contaminante, es decir, un sonido molesto que puede producir efectos fisiológicos y psicológicos nocivos para una persona o grupo de personas.

Un informe de la Organización Mundial de la Salud, considera los 50 decibeles como el límite superior deseable, de ahí en adelante, cualquier persona se expone a la pérdida de la audición y a la irritabilidad exagerada, entre otros daños a la salud.

Los moradores y familias de la Avenida Manuel Tavares, sector que sufre en carne propia, los ruidos y escándalos que se producen en esta importante vía de San José de las Matas, preocupados por la situación, han instado a las autoridades, mediante  manifiestos públicos, a enfrentar el problema, ya han depositado en medio ambiente, una gran cantidad de firmas, que avalan su preocupación y el interés de que se actúe, ya que en ese entorno, hay muchas personas mayores enfermas, con grandes problemas de salud, la cual se deteriora cada día más, fruto de lo que tienen que vivir en el lugar.

Expresión Libre entiende, que este problema no se resuelve en un día, que con represión tampoco se logra nada, creemos, que las autoridades policiales, deben seguir patrullando en la zona, especialmente los fines de semana y días feriados, pero además, hay que crear una mesa de diálogo, donde se propongan diversos y diferentes soluciones a la contaminación sónica, en todas sus vertientes.

La contaminación sónica nos afecta a todos, a los niños en colegios y escuelas, a los enfermos en clínicas y hospitales, a las iglesias, a todos nos afecta la salud, por tal razón, esta es otra de las razones que también perjudican el futuro turístico de San José de las Matas, no enfrentar la contaminación sónica ahora, es hacer de San José de las Matas……un pueblo de enfermos mentales ……..es tiempo de crear las mejores estrategias…..para que nuestro pueblo conserve sus encantos y logremos ser……..un pueblo caracterizado por  el uso de decibeles justos.

Hasta el próximo editorial…… amigos de Expresión Libre.

Deja un comentario