Para muchos pueblos y costumbres, la fecha significa también que terminan los carnavales (de la carne), porque, después del jolgorio y exaltación de los placeres, viene un tiempo de arrepentimiento y conversión… (ElMercurio.com)

Se trata de un período litúrgico en el que la Iglesia llama a los fieles a la penitencia y conversión para prepararse a vivir los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo en la Semana S

Por Jessica Bonifacio

Desde hoy Miércoles de Cenizas, día en que se realiza la señal de la cruz con ceniza en la frente de los fieles creyentes que asisten a misa, se le da la bienvenida a la Cuaresma.La ceniza que se utiliza se crea a partir de la quema de los ramos del Domingo de Ramos del año anterior, la cual es bendecida y colocada al creyente por el sacerdote como signo penitencial, con la siguiente frase: “conviértete y cree en el Evangelio”.

Cuando se habla de Cuaresma, período litúrgico que comprende 40 días y que culmina el Domingo de Resurección, se hace referencia a los días de espiritualidad que se fundamentan en la fe de los religiosos con relación a la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo.

Además, este es un tiempo propicio para intensificar la vida del espíritu a través del ayuno, la oración y la limosna, sin que se olvide la base de todo el proceso que está en la Palabra de Dios, a la que se nos invita a escuchar y a meditar con mayor frecuencia.

Según el sacerdote Roberto Martínez, “este es un período muy caracterizado por la reflexión gradual de los momentos determinantes de la vida de Jesús, desde las tentaciones en el desierto hasta su muerte en la cruz”.

Martínez resalta que los viernes de Cuaresma tienen la peculiaridad de la abstinencia de la carne, sin embargo, los miércoles no tienen esta connotación, con excepción de hoy: Miércoles de Ceniza, en el que también se propone abstenerse de la carne.

El sacrificio es una de las maneras por las que el hombre se acerca más a Dios, explica Martínez. La Iglesia recomienda no comer carne los viernes de Cuaresma, pero existen otros puntos que deben tomarse en cuenta, como la renuncia a las dependencias de individuos a elementos que consideran vitales en su vida.

“Hay muchas personas que sustituyen la carne por alimentos de mar, que es muchas veces más caro, y eso no es el objetivo”, afirma Martínez.

Haciendo referencia a las normas complementarias del Código de Derecho Canónico en República Dominicana, Martínez comenta que el comer carne no se ajusta a razones “diabólicas” ni vegetarianas, sino que es una forma de hacer un sacrificio.

Según los católicos, la oración, el espacio de silencio ante Dios, es un elemento decisivo para reforzar por dentro la fe y la vida cristiana, por lo que aconsejan, en esta Cuaresma buscar momentos para hacer presente ante el Señor nuestras ansias y esperanzas de cada día, nuestra petición de ayuda y perdón, así como el deseo de fidelidad al Evangelio. Lo cual también dependerá de las posibilidades de tiempo y de tranquilidad que se dispongan para reforzar esta relación con Dios.

Durante la Cuaresma, los ministros de la Iglesia Católica se visten con ropas de color púrpura, que simboliza la tristeza, el dolor, la penitencia, el duelo y el sacrificio; a excepción del cuarto domingo que se usa el color rosa, y el Domingo de Ramos (sexto y último domingo) en el que se emplea el color rojo referido a la Pasión del Señor.

El ayuno y la abstinencia

El ayuno consiste en ingerir una sola comida “fuerte” al día, mientras que la abstinencia consiste en no comer carne. Con ambos sacrificios se reconoce la necesidad de hacer obras por el bien de la Iglesia y en reparación de nuestros pecados.

Además, en esta práctica se incluye dejar de lado las necesidades terrenales para redescubrir la necesidad de la vida del cielo.

La Semana Santa, tiene mucha similitud con la Pascua judía, sobre todo teniendo en cuenta que, a modo de penitencia, es obligatorio ayunar o guardar vigilia durante toda la Cuaresma, especialmente el Viernes Santo.

Gastronomía

Entre los alimentos que más se consumen en este tiempo, están el bacalao, guandules, habichuelas con dulce y el pescado.

Al potaje y los platos elaborados con bacalao se pueden incorporar otros menús alternativos, como las lentejas, las habichuelas pintas, las papas guisadas o incluso la paella de marisco.

Los buñuelos, las croquetas y las tortillitas de bacalao también son típicos de estas fechas. La masa de harina se combina con el inconfundible sabor del bacalao, que es el pescado más consumido durante esa semana.

Por ejemplo, con relación a la repostería en Semana Santa, tanto los postres caseros elaborados con leche, como los productos de bollería, cubren los manteles de todas las casas durante estas fechas. También, las habichuelas y habas con dulce y los buñuelos, que son tres de los platos más populares.

Color litúrgico
Los colores utilizados en las vestiduras y ornamentos sagrados en la iglesia católica guardan una relación con la liturgia. Por ejemplo, en Cuaresma el matiz es el morado, que significa luto y penitencia.

Tomado del periódico El Caribe

Digiprove sealThis article has been Digiproved

Deja un comentario