Este policía acostado o reductor de velocidad, si bien es cierto que contribuye a disminuir las cuestionadas carreras de motocicletas, también constituye un atentado contra los neumáticos y los bolsillos de propietarios de vehículos, además del peligro que esto representa. La idea de atravesar estos policías en la entrada del pueblo es excelente, pero ponerles tornillos es un homenaje a la estupidez. ¿Por qué no inventaron hacerlos de otra forma?

Digiprove sealThis article has been Digiproved

One Comment

  1. Sin querer offender:

    LA IGNORANCIA, ESTUPIDES, Y POCO SENTIDO COMUN SON TRILLISOS

    Tengan buen dia

Deja un comentario