Corrupcción foto de Pixabay

En los últimos años se han observado en la región de América Latina y el Caribe tendencias preocupantes, que incluyen el deterioro de los derechos humanos y el debilitamiento de las estructuras de gobernanza. Elaboramos este nuevo informe de la serie Barómetro Global de la Corrupción a partir de encuestas realizadas a más de 22.000 ciudadanos que viven en 20 países de América Latina y el Caribe. Hemos consultado sobre experiencias directas de corrupción en los servicios públicos y sobre percepciones acerca de la magnitud de la corrupción.

Descargar el reporte Download the report Translation of: People and Corruption: Latin America and the Caribbean

La percepción sobre el nivel de corrupción en América Latina y el Caribe aumentó durante el año pasado, reveló el lunes una encuesta elaborada por Transparencia Internacional que destacó que casi una tercera parte de los usuarios de servicios públicos tuvo que pagar sobornos.

El 62 por ciento de los encuestados indicó que la corrupción aumentó, con los más altos índices en Venezuela, Chile, Perú y Brasil, donde en 2016 altos funcionarios de los gobiernos y líderes empresariales se vieron involucrados en escándalos de sobornos, malversación y tráfico de influencias, entre otros.

Según el Barómetro Global de la Corrupción, elaborado mediante 22.302 encuestas presenciales entre mayo y diciembre de 2016, en 17 de los 20 países estudiados se impuso la percepción de que la corrupción aumentó, mientras que sólo un 10 por ciento cree que disminuyó y un 25 por ciento dijo que no hubo cambios.

“La gente de Latinoamérica y el Caribe está siendo decepcionada por sus gobiernos, su clase política y los líderes del sector privado. El caso ‘Lavado de Autos’ (en Brasil), que ha tenido un tremendo impacto en la región, demuestra que la corrupción está ampliamente extendida”, dijo el presidente de Transparencia Internacional, José Ugaz, citado en un comunicado.

En lo referente a los grupos de poder, casi la mitad (47 por ciento) señaló a policías y políticos como los más corruptos, seguidos por funcionarios de gobiernos locales, dependientes del presidente o del primer ministro y jueces o magistrados, destacó el informe.

El 73 por ciento de los venezolanos aseguró que la mayoría o todos sus efectivos policiales son corruptos; mientras que en el caso de los representantes electos, el país con peor imagen es Paraguay (69 por ciento), seguido por Perú (64 por ciento) y Chile (62 por ciento).

En ambos ítems destacaron las cifras de Uruguay, donde apenas una de cada cinco personas considera corrupta a su policía y a sus políticos.

Alejandro Salas, director para las Américas en Transparencia Internacional, destacó en entrevista con la Voz de América que los niveles de corrupción son más visibles en países como Venezuela donde la escasez de alimentos y medicinas y la concentración del poder obligan al ciudadano a doblegarse frente a funcionarios corruptos.

 

Digiprove sealThis article has been Digiproved

Deja un comentario