En total fueron afectadas 607.3 tareas con los incendios forestales, pero que ninguna persona resultó lesionada hasta el momento. (Diario Libre/ Aneudy Tavárez)

El impacto negativo generado por el vertedero de Tamboril en la provincia de Santiago ha propiciado que las autoridades locales y el Ministerio de Medio Ambiente hayan identificado un mecanismo para aliviar los daños que los incendios provocan a quienes habitan en las áreas cercanas.

El ministro Francisco Domínguez Brito y el alcalde de Tamboril Anyolino Germosén acordaron suspender las operaciones del vertedero en las condiciones actuales, clasificar los desechos y depositarlos en el vertedero de Rafaey, en Santiago.

Es un primer paso para resolver un problema que se repite en la generalidad de los municipios, y es el destino final de los desechos.

La iniciativa es resultado de una situación crítica en Tamboril. Lo ideal sería que dentro de la estrategia de “Dominicana Limpia” se acelere el plan dirigido a reenfocar el manejo de los desperdicios, vistos como un problema, pero que constituyen una oportunidad. Una oportunidad no sólo para liberar a las comunidades de la basura como fuente contaminante cuando no es recogida o bien manejada, sino porque es una materia importante para otros usos, como fertilizante, fuente de energía o simple reciclaje en atención a la composición de la misma, plásticos, vidrios, etcétera.

Para lograrlo, es necesario que se insista en el tipo de criterio con que será enfocada la cuestión, pero sobretodo, que haya una actitud de apertura y voluntad. Es clave que haya acompañamiento del Medio Ambiente a las municipalidades, sea por las debilidades institucionales que acusan, por los escasos medios económicos o a la falta de comprensión del asunto desde el punto de vista gerencial.

Tiene valor ahora que la crisis desatada por el manejo de los desechos en Tamboril encuentre una salida que podría tomar cuerpo en un período de tres meses. Pero el problema identificado en Tamboril es el mismo de otras comunidades. Dominicana Limpia requiere un acelerón para la búsqueda de soluciones de más alcance. En Tamboril está el camino.

Lea además:

Cerrarán vertedero de Tamboril

 

 

 

Deja un comentario

error: