Las hermanas Mirabal se convirtieron en símbolo de la causa contra la violencia de género.

Origen del día internacional contra la violencia hacia las mujeres: El asesinato político de las hermanas Mirabal.
Declarado en el año 1999 por la ONU, cada 25 de noviembre se conmemora a las hermanas dominicanas, Patria, Minerva y Maria Teresa Mirabal, reconocidas como heroínas de la lucha contra el régimen del dictador Rafael Leónidas Trujillo que gobernó por más de tres décadas en República Dominicana hasta que fue ajusticiado en un tiranicidio el 30 de mayo de 1961.

Tras una oleada de arrestos y persecuciones que llenaron de sangre a República Dominicana en 1960, se produjo el asesinato de las hermanas Mirabal a manos de la policía secreta dominicana. El nombre de las Mirabal se convirtió así en un símbolo mundial de la lucha de la mujer.
Conocidas como “Las Mariposas”, las hermanas Mirabal provenían de una familia acomodada en la provincia dominicana de Salcedo. Sus edades estaban entre los 26 y 36 años, con carreras universitarias, casadas y con hijos, fueron fervientes activistas en contra de la dictadura de Trujillo. María Teresa y Minerva fueron varias veces encarceladas y violadas en reiteradas ocasiones por agentes del Estado al servicio de Trujillo, posteriormente eran liberadas. A pesar de la represión, las hermanas Mirabal siguieron sus actividades políticas y trabajando por la caída del Dictador.

Al momento de su muerte contaban con cerca de una década de activismo político. Fue el 25 de noviembre de 1960 que agentes del SIM (Servicio de Inteligencia Militar), obedeciendo ordenes superiores -del propio Trujillo-, detuvieron a las hermanas Mirabal. La orden original era detener a Minerva y María Teresa, pero al momento del operativo las acompañaba su hermana Patricia y un chófer, Rufino de la Cruz, quienes también resultaron detenidos.

Tras la detención fueron llevados hasta una casa (“La Cumbre”) donde fueron brutalmente asesinadas a garrotazos, luego colocaron sus cadáveres en un jeep el que luego empujaron hacia un precipicio para simular un accidente automovilístico.

La popularidad de las tres mujeres, unido al aumento de los crímenes, las torturas y las desapariciones de quienes se atrevían a oponerse al régimen violento de Trujillo, hizo que este asesinato marcase la historia dominicana y, con el tiempo, su reconocimiento sería a nivel mundial.

Tomado de RadioVillaFrancia.cl

Deja un comentario

error: