Foto por Gregorio López

Se han modernizado senderos y establecido electrificación solar en centros de vigilancia

San José de las Matas.-Escalar al Parque Nacional Armando Bermúdez, mejor conocido como el Pico Duarte, puede ser motivo de inspiración para lograr cualquier meta.

Basta que alguien se lo proponga y haga realidad su deseo.

Esta área protegida, muy visitada en la presente temporada del año, la cima más alta del país y de la región del Caribe (con unos 3 mil 97 metros de altura sobre el nivel del mar), fue justo lo que llevó al montañista Iván Gómez a convertirse en uno de los primeros criollos en subir al Monte Everest, el más alto del mundo.

De ahí, que darse la oportunidad de levantarse el ánimo para conquistar planes de cara al nuevo año, así como de visitar este lugar es una maravillosa experiencia y un apoyo al ecoturismo.

Antes de ir hay que entrenarse y hacerse un chequeo médico.
Antes de ir hay que entrenarse y hacerse un chequeo médico.

“Estoy escalando el pico Duarte desde los 15 años, llevo más de cien ascensos y esa montaña es como el patio de casa. Viví una experiencia impresionante y a partir de eso empecé a soñar con el Everest, de casi ocho mil 850 metros”, narró Iván Gómez.

Peculiaridades

Lo más importante de ese recorrido, según el montañista, es que en el trayecto se deja atrás todo lo que es civilización, y se vive un contacto pleno con la naturaleza.

Isabel Bonelli, encargada de Ecoturismo del Ministerio de Medio Ambiente, explica que en la caminata se disfruta de bosques latifoliados, unos 12 ríos principales del país, como el Yaque del Norte, Jagua, Bao y Amina, que ayudan al mantenimiento de las actividades productivas agrícolas e industriales aguas abajo y son parte del sostén de la energía hidroeléctrica del país.

Fauna

Entre las especies animales se puede observar allí la cotorra, endémica de la Hispaniola, el cuatro ojos, la maroita, el carpintero, el cuervo, la cigua palmera (ave nacional), el papagayo y la perdiz. Igual el cerdo cimarrón y la jutía, un roedor endémico de la Española que vive en los bosques.

Para Gómez, aparte de disfrutar del agua pura de los ríos y temperaturas por debajo de 0 grados centígrados en horas de la madrugada, hasta llegar en ocasiones a 8°C bajo cero, lo más interesante es comprobar que allí el dinero ni el estatus social valen nada, sino la voluntad de llegar.

Acceso

Las rutas más cortas para llegar a este lugar, según Iván Gómez, son la de La Ciénaga, Manabao, de Jarabacoa; por Mata Hambre, San José de las Matas, y por San Juan de la Maguana y Constanza.

Por: Yanet Féliz / © eldia.com.do

Digiprove sealThis article has been Digiproved

Deja un comentario