Lincoln López

El pasado martes 23 de enero, se llevó efecto en la Sala Apeco del Palacio Consistorial de esta ciudad de Santiago de los Caballeros el acto toma de posesión de mi persona  como Director Regional Norte de Cultura, a cargo del Lic. Cayo Claudio Espinal, Viceministro de Creatividad y Participación Popular del Ministerio de Cultura. En el mismo pronuncié algunas palabras cuyo resumen deseo compartir con los amables lectores de esta columna.

Buenos días. Señor Viceministro de Cultura y demás funcionarios que le acompañan. Dr. Víctor González, Magistrado de la Corte de Apelación de Santiago y demás autoridades. Rev. P. César Hilario, Director del Orfeón de Santiago. Amigos y compañeros que colman este sobrio salón de estilo renacentista.

Este lugar y la condición de poeta de Cayo Claudio me recuerda una anécdota que le ocurrió a un poeta del renacimiento español (1527-1591) cuando entró a un salón de entonces después de cinco años de ausencia, diciendo a los presentes: “Como decíamos ayer…”. Con mucho respeto hacia la figura del humanista y profesor agustino Fray Luis de León tomo prestada su frase para decirles “como decíamos ayer”, que no importa cuánto tiempo transcurra, lo importante es darle continuidad a las ideas válidas y aportar a la cultura.

Como decíamos ayer, estoy al servicio de la sociedad dominicana, en particular, a la regional.  Desde abajo hasta arriba o viceversa, desde la izquierda hacia la derecha o desde la derecha hacia la izquierda. Voy a trabajar para todos, con pasión, con razón, con honestidad, apegado a principios éticos a favor de la comunidad. Con las puertas abiertas, sin acciones temerarias pero sin miedo.

La semana pasada tuve una reunión de trabajo en la oficina del Viceministro Espinal, y al final expresó: debes impulsar lo que está bien y corregir lo que está mal.         Esas palabras me llenaron de satisfacción porque eso es lo que pienso hacer…como decíamos ayer.

Estoy aquí para contribuir a fortalecer a la cultura. Estoy aquí para crear, proponer y ejecutar un plan de trabajo. Estoy aquí para fortalecer a las instituciones bajo mi dependencia no para competir contra ellas.

Finalmente, se acerca el 26 de enero, la fecha natalicia del Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte, propicia es la ocasión para que todos nos integremos de manera patriótica a esa conmemoración, y que retomemos algunas enseñanzas de su ideario:

“Aprovechemos el tiempo”. O puede ser esta: Trabajemos por y para la Patria, que es trabajar para nuestros hijos y para nosotros mismos.

Muchas gracias.

Fuente: La Información.

Deja un comentario

error: