Por: Rafael Baldayac.

La competencia es uno de los principios básicos del deporte. Cuando esta se vuelve intensa genera rivalidades, una guerra  deportiva entre clubes contrincantes, con una presión tan hostil  e  encarnizada que enfrenta  a jugadores,  entrenadores, directivos y fanáticos.

Como normalmente ocurre en el futbol, el baloncesto,  el beisbol  y otros deportes, esta rivalidad marcada históricamente por el antagonismo territorial o regional, da origen al “fanatismo”, es decir una fuerte enemistad entre sus seguidores que puede  desencadenar en  serios incidentes y hechos violentos.

Aguilas Cibaeñas y Tigres del  Licey,  que se  disputan la corona en la pelota nuestra por vigésima primera ocasión, por si usted no lo sabía, es una de las rivalidades más grande – y todavía sana- en la historia deportiva del mundo.

Un equipo que domina ampliamente a otro por generaciones no es rivalidad, a pesar de que  la mayoría estaría de acuerdo en que Yanquis contra los Medias Rojas, en las Grandes Ligas,  es una de las mayores en todos los deportes.

Sin embargo, ninguna en el beisbol es parecida a esta casi “religiosidad competitiva” que protagonizan amarillos y azules en la pelota dominicana.

Esta rivalidad tanto dentro como fuera del terreno de juego es casi centenaria y emulan una “enemistad” particular muy ardiente entre cibaeños y capitaleños, superando incluso  antagonismo entre equipos profesionales norteamericanos como los Dallas Cowboys y Philadelphia Eagles en la NFL, LA Lakers contra  Boston Celtics en la NBA, y en el beisbol venezolano  a Leones del Caracas y Navegantes de Magallanes.

La confrontación entre Aguilas y Licey logra mayor intensidad, en los partidos de serie finales, un escenario que siempre inspira a jugadores de ambos equipos a dejar “el pellejo”  en el terreno en busca de la supremacía de nuestro principal pasatiempo.
Estos dos colosos del beisbol profesional dominicano  suman entre ambos 42 títulos de campeones, que representa el 66 por de los campeonatos de la Lidom. Licey ha conquistado 22 coronas y las Águilas 20 diademas desde el inicio de la época de la pelota  de verano en La Normal en 1951.

Las Aguilas  están compitiendo en una  serie final de la pelota criolla por ocasión 39 (20-18) y  enfrentan por vigésima primera  en 64 campeonatos a su  archirrival azul por la disputa de la corona, un match que se encuentra 11-9 a favor de los añiles.

Fuente: La Información

Deja un comentario

error: