Domingo Caba Ramos

“Abusar del gerundio delata pobreza de recursos y pereza. Plagar un texto de gerundios – aun cuando sean correctos desde el punto de vista gramatical – resulta abominable estilísticamente…”

(Beatriz Escalante)

El gerundio es la forma verbal del infinitivo invariable. Es un verboide o derivado verbal que modifica al verbo como adverbio de modo. Desempeña el papel de adverbio y morfológicamente se reconoce porque termina en ando / iendo.

Tiene dos formas de expresión:

a) Simple (Mi hermano está estudiando)
b) Compuesta (Habiendo estudiado se fue a descansar)

La primera indica que la acción no ha terminado, mira hacia el presente o comunica un carácter durativo a la frase. En su forma simple, el gerundio expresa una acción que se ejecuta simultáneamente o anteriormente a la que expresa el verbo principal:

  1. Oyendo al profesor, tomaba apuntes en su libreta
  2. El muchacho entró corriendo
  3. El señor salió dando golpes
  4. Siguiendo sus instrucciones, se matriculó…
    El gerundio está aceptablemente empleado cuando la acción que expresa sucede antes o al mismo tiempo que la indicada por el verbo principal. Si por el contrario la acción que indica ocurre posterior a la de dicho verbo, su empleo es incorrecto, como se aprecia en oraciones del tipo:

  5. “Redactó el acta, siendo aprobada por todos los miembros de la asamblea”

  6. “Encontró una caja conteniendo dos libras de cocaína”

En uno y otro caso debió escribirse:

  1. “Redactó el acta y fue aprobada por todos los miembros de la asamblea”
  2. “ Encontró una caja que contenía dos libras de cocaína”

Tampoco debe usarse el gerundio:

a) Para combinar los verbos ser y estar: “El informe está siendo redactado…”

Dígase: “Se está redactando el informe…”

b) Cuando la acción tiene carácter momentáneo o no durativo: “Le estamos incluyendo un cheque por la suma….”

Dígase: “Le incluimos un cheque por la suma de…”

c) En oraciones que expresan cualidades o ideas de permanencia: “La señora, siendo muy sabia, se mantuvo firme”

Mejor: “La señora, que es muy sabia, se mantuvo firme”

En resumen, el gerundio nunca debe emplearse cuando expresa posterioridad:

“El preso escapó de la cárcel, siendo encontrado ocho días después”

Su uso, al contrario, se recomienda cuando indica:

a) Simultaneidad: “Vi al policía maltratando al prisionero…”
b) Anterioridad: “Alzando la mano, la dejó caer sobre la mesa”

Emplear el gerundio, sin incurrir en errores frecuentes, requiere de un adecuado dominio de esta forma no personal del verbo. Quien no cuente con ese dominio, como bien lo recomendaba el reputado cuentista y escritor dominicano, Juan Boch, preferible sería que evitara el uso del prerreferido derivado verbal.

Por: Domingo Caba Ramos / La Información

Digiprove sealThis article has been Digiproved

Deja un comentario