Lincoln López

“Hombres del mundo; hermanos; hijos del mismo dolor…
Una vez más ante ustedes, ante vuestros gritos de desesperación.
Una vez más tratando de resolver nuestros problemas con
fórmulas…”

Por: Lincoln López.

Con esas palabras inicia su discurso-monólogo el personaje Prometeo en la obra teatral Más allá de la búsqueda (1963), que constituye la primera creación dramática del actor y director Iván García Guerra. La misma fue estrenada en el Primer Festival de Teatro Dominicano, celebrado en el Palacio de Bellas Artes en ese mismo año, y luego en 1967, la entonces Universidad Católica Madre y Maestra publica en un volumen cinco obras teatrales de este dramaturgo petromacorisano: Don Quijote de todo el Mundo, Un Héroe más para la Mitología, Los Hijos del Fénix, La Fábula de los cinco Caminantes y Más Allá de la Búsqueda que fue el titulo de esta edición de “Contemporáneos” catalogadas como tales por su forma y contenido por el poeta y dramaturgo y director de publicaciones de la UCMM, Héctor Incháustegui Cabral quien prologó la edición.

“He creado una fórmula para vencer al mundo;
para vencer esa pobre naturaleza de papeles y alimañas;
para poder dirigirnos cargados de verdad
hacia aquel lugar del infinito donde el todo y la nada se confunden.”

La obra está escrita en un acto. Tiene dos personajes: Prometeo y Pandora. Ambos tomados de la mitología griega hasta transponerlos en nuestro tiempo mediante planteamientos filosóficos expresados en monólogos, diálogos y símbolos escénicos. Las acción dramática se desarrolla en “Una habitación de paredes, tribuna y banqueta negras. Prometeo está aquejado del mal de la soledad que caracteriza a las sociedades contemporáneas. Pandora es la contraparte. Prometo está y se siente asustadizamente solo. Pandora, en cambio, juiciosa, entre la serenidad y la acción. Este es un problema fundamental contemporáneo que no distingue edades, aunque los más afectados son las personas mayores, y Prometeo y Pandora son personajes mayores.

“!Estoy solo! Deseo estarlo…y no me gusta.
Quisiera poder vivir con mis semejantes…
Moverme entre ellos, darles alegría aún a costa de mis sufrimientos.
Pero no es posible. Es inútil insistir sobre ello.

Bienvenida Polanco Díaz en su Antología de Clásicos en la Literatura Dramática Dominicana inicia el capitulo Vanguardias con su nombre, y lo define como un “Prometeo moderno (que) se lamenta por el mundo y el proceso de autodestrucción que ve ante sus ojos. Como el precedente griego conoce la verdad de su poder para transformar la realidad pero atrapado en la propia egolatría se resiste a dejar el aislamiento solitario que ha elegido para sí”.

Iván García Guerra tenía 25 años (1938) cuando escribió esta obra clásica dominicana y, desde entonces su creación teatral y literaria ha alcanzado un nivel primordial para la historia del teatro y la literatura nacional. Entre sus libros se destacan: Teatro; Retratos de una guerra; Andrómaca; Memorias de abril (premios nacionales). Su narrativa es extensa como importante: La guerra no es para nosotros y Antología Narrativa. Ha editado además textos de pedagogía dramática: Manual de dramaturgia y Manual de Actuación, y sobre historia dominicana escribió: Peregrinaje.

“Nuestro único pecado es ‘no saber’…
Escucha Prometeo…”

Busca ‘el saber’…busca la felicidad…más allá de la búsqueda…”Búscala, Prometeo…” construye tu pensamiento crítico…En todas las direcciones… Busca en ti”.

Digiprove sealThis article has been Digiproved

Deja un comentario