Archivo: Lanzan en San José de las Matas globos color naranja al aire contra la violencia a la mujer (Foto. José Miguel Rodríguez @Facebook)

Este nuevo 8 de marzo nos llega con la misma agenda de la mujer levantada el año pasado y es que su lucha por la igualdad de derechos avanza lentamente. Todavía en muchas partes del mundo predominan condiciones de diferente naturaleza que limitan su acceso al trabajo y al disfrute de beneficios que hoy constituyen privilegios de los hombres.

Hablamos de unas relaciones injustas en las relaciones de producción, en la gestión de gobernanza de organizaciones, y gobiernos y en el infinito mundo del crecimiento y desarrollo humano.

Desde principio del siglo pasado se promovió la conmemoración de esta fecha, pero es a partir de 1975 cuando bajo el influjo de la ONU se empezó a celebrar el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, y con el mismo la promoción de los derechos de las mujeres cobró un mayor impulso. Todavía los dominicanos no alcanzamos las metas y propósitos en que la humanidad ha enfatizado.

Ahora Naciones Unidas empuja: “Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030”, pero todavía aquí ni siquiera se respeta la llamada cuota femenina del 33% para los cargos de elección para la dirección del Estado, aunque debe reconocerse que hay avances y en general más participación de la mujer.

Mientras 76 de cada cien hombres en edad de trabajar tienen oportunidad de alcanzarlo, apenas el 50% de las mujeres en esa condición accede al trabajo a nivel global. En República Dominicana la tasa de ocupación de la mujer es del 66%, mientras que la de los hombres ronda 81%.

Las mujeres deben continuar avanzando para que sus logros no sean el producto de cuotas o concesiones, sino el resultado de su trabajo y de su lucha. Como ocurre ahora en las universidades, donde la matrícula femenina es mayor.

Celebremos este día como un estímulo a la liberación social, política y económica de la mujer. Aprovechemos también este día para rogar para que desaparezcan todas las formas de violencia contra la mujer.

Editorial del periódico El Caribe

Deja un comentario

error: