Por: Edwin Paniagua.

– Salsero del año: Franklin Almeyda, por su sencillo “El cheque sito” (así mismo). Para Roberto.

– Artista destacado en el extranjero: La Soga. Aunque ya ha comenzado a residir en el país.

– Videoclip del año: Alicia en el país de las Diandinillas. Con la ingeniosa novedad de que, en la obra clásica, la que se perdía era Alicia.

– Revelación del año: Rodríguez Marchena, por “Sin trabajar”, dedicado a Franklin.

– Animador de televisión: Danny Alcántara, por su rol en: Mi relación. Le dedicó la estatuilla a Nuria.

– Obra de teatro: La ley de partidos. Anónimo. Pero todavía se siguen ofreciendo funciones.

– Bachata del año: “Yo no lo sabía”. Compositor: Danilo Medina. Homenaje a Van Troy.

– Conjunto o agrupación típica: Cámara de Cuentas. Un merecido reconocimiento a su excelente desempeño, especialmente, por su producción: “Falta dinero para auditar a Odebrecht”.

– Cantante religioso: Wilton Guerrero, por su canción “Perdóname”. Homenaje a Hipólito.

– Cantante solista: Felucho Jiménez, por su éxito “La cocina”. En honor a Margarita.

– Cantante lírico: Lucía Medina, por su brillante interpretación de “La reelección”.

– Espectáculo del año: El concurso. Producido por la ADP. Artista invitado: MINERD.

– Actor del año: Fredermido Ferreras, por su papel en la obra, inspirada en hechos reales, sobre la reelección Ahora sí, ahorita no. Escenificada en el Tribunal Constitucional. Solo falta una función.

– Orquestador y arreglista: Danilo Medina. Por su impecable versión de la canción “Un millón de amigos”. En relación, a las personas que sacó de la pobreza. Tremendo trabajo.

– Mejor actor de reparto: Hugo Álvarez, por su destacada labor en Cuatrocientos mil para cada uno. La producción que recrea y explica el aumento a los miembros de la Cámara de Cuentas.

– Espectáculo de humor: El almacén de los escáneres. Con el elenco de la Junta Central Electoral.

– Programa de humor: De Horacio a Trujillo. Quien también produjo El Trujillo del siglo XXI.

Conducido por Leonel Fernández. Con Danilo Medina como invitado especial y frecuente.

– El Gran Soberano: Danilo Medina. Por su sostenida y constante trayectoria de silencio. Para agradecer la distinción, sus palabras fueron: “Yo sí hablo”. Y bajó del escenario.

—El autor es profesor universitario. Reside en Santiago de los Caballeros.

Digiprove sealThis article has been Digiproved

Deja un comentario