Moca. El politécnico de la comunidad El Corozo se ha convertido en un centro educativo modelo que en base a la calidad de la enseñanza y la integración de sus estudiantes desarrolla un proyecto de trabajo en favor de la diversidad.

Encontrar a estudiantes que puedan producir shampoo, gelatina para el pelo, las llamadas gotas mágicas, cloro, alcoholado, es común en los laboratorios de química, mientras otros se han inclinado por la confección de prendas en talleres que forman parte del proceso de integración. Los 902 alumnos que acoge el centro escolar y que imparte docencia desde séptimo de primaria hasta terminar el bachillerato, son el mejor ejemplo de esfuerzo conjunto logrado en apenas tres años cuando fue integrada a la jornada de tanda extendida. De ese grupo, 17 son sordomudos y cuenta con un personal formado por el INFOTEP que trabajó para integrarlo mediante cursos de señas. También trabajan en la formación de agentes policiales en lengua de señas, para que puedan lidiar con los sordomudos en caso de una situación en calles o avenidas.

Pedro Paulino, director del centro escolar, destacó que con el paso de un liceo a politécnico tuvieron que comenzar a diversificar la oferta curricular, pero siempre basados en la integración. En la biblioteca se imparte los talleres de confección, manualidades, pintura, lengua de señas, mientras al lado funciona la escuela de música y otra aula para la práctica de judo, lucha olímpica, taekwondo.

En los espacios deportivos se enseña baloncesto, voleibol, bádminton, baseball y softbol. Pedro Paulino dijo que además se ofrecen clases en áreas como la electrónica, robótica, informática, gestión administrativa y tributaria, animación sociocultural, terapia.

Más conocimiento

En al menos 11 aulas habilitadas se hace énfasis en elementos esenciales para la enseñanza en sus diversas manifestaciones. Cuando estás en el aula del amor, encuentras la imagen de la Madre Teresa de Calcuta, mientras en la de medio ambiente encuentras elementos de la naturaleza. También están las aulas de Pitágoras, la Pablo Neruda donde encuentras el poema 20, o la de diversidad, una con elementos de historia, de instrumentos matemáticos o de física, todo esto pensado en dar una buena formación a los alumnos.

También están las aulas dedicadas a las cuatro islas de las Antillas Mayores como Cuba, República Dominicana, Jamaica y Puerto Rico. En el espacio destinado a Cuba se destacan la cultura y allí está colocada una imagen de Fidel Castro. En la de Puerto Rico, en la puerta de entrada está la de Eugenio María de Hostos, mientras en la de Jamaica, personalidades como Usain Bolt o Bob Marley.

En tanto que en la de República Dominicana descansan las imágenes de los padres de la patria y de cuadros con los nombres de cada provincia y datos generales sobre la economía, población, territorio, para que los estudiantes estén edificados con su realidad.

A pesar de ser un centro modelo tienen carencias

A pesar de ser un centro modelo, carecen de comedor, cocina y un multiuso para realizar otras prácticas deportivas. Para materializar ese sueño, su director Pedro Paulino espera que el gobierno logre adquirir ocho mil metros de tierra propiedad de Fomento Industrial que divide la pared trasera. El solar les permitirá construir el comedor y ampliar los espacios para contar con una pista para esa práctica. El renombre que comienza a tener este centro educativo lo hace atractivo para estudiantes de Las Colinas, Monte de La Jagua y otros barrios cercanos.

Por Miguel Ponce / El Caribe

Digiprove sealThis article has been Digiproved

Deja un comentario