Hace un año, Joseíto Mateo le pidió a Manuel Jiménez escribirle el último merengue que grabó: “Aquí está el merengue que te prometí/cántalo conmigo y báilalo así./ Cuando me vaya, pueblo mío,/ mi corazón te dejaré/en todo el canto que he cantado/ y a Jovinita mi querer./ No quiero cuando me vaya/ni pena ni soledad,/porque el que muere cantando/ muere de felicidad./ Con Catarey allá en la gloria/ voy tocando mi merengón,/ llevo la güira y la tambora,/llevo la foto de madora/para que adorne el acordeón./Que yo, como merenguero,/tengo mi filosofía: /que el merenguero, si es bueno/ en la tierra o en el cielo,/ baila de noche y de día”.

( El Caribe )

Deja un comentario

error: