Por Rafael E. Paniagua.

Regresando a la ciudad, después de un viaje familiar, mis padres estuvieron hablando sobre la fuerza, el esfuerzo y el trabajo. Mi papá dijo que era muy importante la dirección dada a la fuerza y que no es lo mismo aplicar una fuerza con o sin propósito. Concluyó que la física tenía muchas aplicaciones en la vida diaria. Me llamó mucho la atención y seguí investigando acerca del tema, y decidí escribir el presente artículo.

Según el sitio Definición MX, cuando hablamos de fuerza, nos estamos refiriendo a una magnitud física que se manifiesta de manera lineal y representa la intensidad de intercambio entre dos partículas o cuerpos. A partir de este concepto, se deduce que con ella se pueden modificar el movimiento o la forma de los cuerpos. Por otra parte, el esfuerzo es la manera en la que aplicas la fuerza para lograr tu objetivo. En tercer lugar, según concepto definición de, el trabajo es todo tipo de acción realizada por el hombre independientemente de sus características o circunstancias. De ello se infiere que el trabajo es el resultado de un esfuerzo con una dirección. Por eso, para calcularlo hay que considerar la distancia y el desplazamiento.

Pensemos en un estudiante que lleva la mochila al colegio, cada día carga todos los libros: este es un claro ejemplo de la fuerza. Ahora pongamos que el mismo estudiante,además, toma apuntes, lee libros, se enfoca en la clase, lo cual indica que se está esforzando por aprender. Por último, imaginemos que este estudiante obtuvo excelentes calificaciones, adquirió conocimientos y los aplica a la vida cotidiana, que es lo importante. Lo descrito es un claro ejemplo de un buen trabajo porque el estudiante no tenía esos conocimientos y ahora los tiene (distancia), y se diferenció de un estudiante promedio ya que es un estudiante excelente (desplazamiento).

Otro caso sería el de un equipo de cualquier disciplina deportiva. Entrenar, realizando ejercicios para mejorar tu físico, es un ejemplo de la fuerza. Ir a entrenar cada día, practicar con tu equipo, mirar en qué fallas para mejorar, es esforzarse por querer hacerlo mejor. Luego, pasar lo que aprendiste en las prácticas, todo lo que entrenaste, al terreno de juego y salir victorioso, es una muestra de un excelente trabajo. ¿Por qué? Porque el atleta desarrolló habilidades que no tenía (distancia), y ese equipo pudo empezar en el último lugar y terminó en el primero (desplazamiento).

El trabajo requiere de un esfuerzo y el esfuerzo de una fuerza. El trabajo es el resultado de un esfuerzo bien realizado aplicando las fuerzas con un propósito. En el plano laboral, muchas personas se expresan como sigue: Estoy trabajando para estar cansado. Esta frase denota que esa persona está realizando un esfuerzo, no un trabajo porque no está obteniendo los beneficios que desea. Con nuestra fuerza, ¿estamos realizando un esfuerzo o un trabajo?

El autor es estudiante lasallista.

rafaeleliasboss@gmail.com

Digiprove sealThis article has been Digiproved

Deja un comentario