Una persona de mis afectos me manifestó que nuestros escritos serían más orientadores explicando la forma en que el dispendioso gasto en Punta Catalina impacta en los ciudadanos. Siguiendo ese valioso consejo, señalo que  nuevas plantas de bajo costo  debieron ser privadas y que Tres Mil Millones de Dólares de Catalina, pudieron servir para construir múltiples  presas, ya identificadas,  generadoras de energía limpia, reguladoras de inundaciones, creadoras de estratégicas reservas de agua para riego y consumo humano.

Sin presas, con 22 lagunas y algunos pozos improvisados, no  podemos enfrentar, eficazmente,  sequías e inundaciones en este irónico “Cuatrienio del Agua”. El administrador de EDESUR divulgó una desgracia adicional, harto sabida: Punta Catalina no erradicará  los apagones. Pronto Danilo también  proclamará que el precio de la electricidad no bajará. En  Febrero 27, abordó el tema de Punta Catalina y, dejando de leer su discurso, improvisó: “Ojalá que el 27 de Febrero cuando regrese aquí no haya apagones en la República Dominicana”. El administrador de EDESUR,  con una gestión pasable, dentro de las EDES, refutó tajantemente a Danilo. Habló claro: Los apagones seguirán, aun con Catalina.

No tengo vocación de plagiario. Recuerdo un artículo de Balaguer exiliado, atacando al Triunvirato, publicado en “EL Caribe” en Febrero 1964, refiriéndose  al preclaro antropólogo Malinowski. Cito a Luis Alberto Sánchez escribiendo sobre Malinowski en su libro: “La Vida del Siglo”. “Cierta vez el antropólogo Malinowski se hallaba investigando en la Nueva Guinea y tropezó con un jefecillo con quien armó charla acerca de los sucesos de Europa. Eran los días de la Primera Guerra Mundial. El salvaje, lleno de admiración ante las hecatombes de que hablaba el sabio, exclamó”. “Qué bien deben estar comiendo ahora”. Se indignó Malinowski y replicó que en Europa no se combatía para comerse mutuamente, sino por ideas. El jefe neoguineo le oyó azorado, y al final le espetó esta pregunta: “Y si no se los van a comer, ¿Por qué los matan?” Bernard Shaw refiere algo análogo en su “Santa Juana”, cuando pone en boca de un salvaje de las Islas Marquesas, a propósito del achicharramiento de la Doncella, esta pregunta: “Pues si no la iban a comer, ¿Por qué la asaron?”(Se refería a Santa Juana de Arco)

Pregunto: ¿Si era para seguir con apagones y  precio alto de electricidad, por qué cometió Danilo el despropósito de improvisar, construyendo una planta estatal contaminante , a carbón, con precios sobrevaluados, que superarán los Tres Mil Millones de Dólares?

Con la confesión del administrador de EDESUR  Danilo debería  tirar la toalla, desenmascarando, definitivamente, la promesa  engañosa sobre los apagones que, por más de un cuarto de siglo, ofertó el PLD a los dominicanos. Comenzando en 1990, fuera del poder, el PLD acosó a Balaguer propagando “QUE SE VAYA YA” y reclamándole, arrogantemente, que le entregara la CDE para resolver los apagones en 3 meses. En 1996 Leonel tomó el poder prometiendo que desaparecería los apagones en 6 meses. Se inventó una desacertada “capitalización” entregando  plantas generadoras a precio vil, pasando la distribución a una vieja innombrable: Unión Fenosa, ineficiente, engordada con subsidio eléctrico. Regresó Leonel en 2004.Construyó con Odebrecht las hidroeléctricas Pinalito y Palomino, que no generan ni riegan según lo esperado, agregando  Addenda que multiplicaron varias veces precios originalmente sobrevaluados. Leonel decretó dos “Estados de Emergencia” para comprar energía sin licitación. Negoció, grado a grado, un contrato con Odebrecht pero Marcelo, codicioso, impidió ejecutarlo, exigiendo precios astronómicos del Kwh. Leonel finalizó con 35.5% de pérdidas.

Danilo prometió que al 2016 lograría el “Rescate Integral del Sector Eléctrico” sin apagones, con bajo precio  de electricidad y 25 % de pérdidas. Actualmente, con dos años atrasados, todavía rondan 30 %. Con pérdidas causadas por ineficiencia, siempre habrá apagones. El PLD argumentó que el precio del Kwh era alto por el Acuerdo de Madrid, que no defiendo. Acabó ese Acuerdo. Siguen apagones y energía cara, sin confiabilidad. Se  cayó esa coartada y Danilo  inventó un “Pacto Eléctrico” jocoso, sin incluir a Catalina. El Pacto no se firma, intentando embaucar diciendo que no baja la electricidad por no rubricarse  esa papelería.

Debemos saber que por Catalina pagaremos más de Tres Mil Millones de préstamos y continuaremos con apagones y electricidad cara. Restauraremos la democracia  con un gobierno unitario, decente y eficiente.

Por: Eulogio Santaella / Acento

 

Deja un comentario

error: