PARA RECORDAR A NUESTROS MÁRTIRES Y NO OLVIDAR A LOS ASESINOS

Un día como hoy, 24 de septiembre – día de Las Mercedes – pero de 1970, a la 6 de la mañana tocan y llaman a la puerta del segundo piso de la casa # 339 de la calle Francisco Henríquez y Carvajal, del barrio de Villa Consuelo, el fiscal adjunto del Distrito Nacional Tucídides Martínez Howley, acompañado de un contingente de los cascos negros de la Policía Nacional para hacer, dizque un allanamiento, en esta casa donde vive Amín Abel Hasbún con su esposa Mirna Santo Candelario.

Amín llevaba una vida revolucionaria clandestina, perseguido en ese entonces por todos los servicios de inteligencias policiales y militares del régimen funesto de la dictadura de Joaquín Balaguer y la Agencia Central de Inteligencia- CÍA- de los EE.UU. Había llegado la noche anterior a donde su familia, compuesta por su esposa Mirna, su hijito de dos años y uno en el vientre de la esposa.

Amín le pide al fiscal Tucídides que no lo deje solo con los policías porque lo matarían. El fiscal escurre el bulto y lo deja a merced de los cascos negros y del Servicio Secreto. Es cuando bajando la escalera el cabo del SS Luís Hermógenes López Acosta, con una pistola calibre 45, le da un tiro en la nuca, quedando muerto instantáneamente el revolucionario, tirado en los escalones de la escalera de su vivienda.

Su cadáver fue velado en la explanada frontal de la Facultad de Ingeniería de la UASD, cuyo edificio lleva su nombre y uno de los grupos estudiantiles que inciden en la universidad lleva por nombre Frente Estudiantil de Liberación Amín Abel – FELABEL- como merecido homenaje al malogrado revolucionario y excepcional estudiante.

Al otro día de su muerte, el Consejo de la Universidad Autónoma de Santo Domingo lo declaró “Hijo Ejemplar del Alma Mater”. En su comunicado, el Consejo Universitario afirmó que “Amin Abel fue un ejemplar estudiante universitario, graduado Summa Cum Laude en la Facultad de Ingeniería y Arquitectura.¨

Al fiscal Tucídides, irresponsable y cobarde, años más tarde el criminal régimen de Balaguer le llevaría el luto a su familia, con los asesinatos de dos de sus hermanos: Orlando en marzo 1975 Martínez Howley y a Edmundo le quitaran la vida el 17 de diciembre del mismo año.

El Movimiento Popular Dominicano – MPD – estaba sometido a una feroz cacería nacional e internacional de sus dirigentes principales después del secuestro del coronel del Ejército Norteamericano y Agregado Militar de la Embajada, Donald J. Crowley, por un comando de este movimiento, para exigir la puesta en libertad de un grupo de militantes y dirigentes de esta agrupación, a cambio de la vida del coronel. La muerte de Amín se debió a que se le atribuyó la dirección del comando que ejecutó el secuestro. Este se llevó a cabo el 24 de marzo de 1970, a eso de las 10:30 AM por un comando integrado por cinco militantes fuertemente armados en la cancha de golf del hotel El Embajador.

Los secuestradores le dieron al Gobierno 24 horas para que liberara a un grupo de prisioneros políticos o ejecutarían al coronel Crowley. La respuesta inmediata del Gobierno llegó por medio del jefe de la Policía Guillermo Guzmán Acosta, quien declaró a los medios de comunicación que si el secuestrado era lastimado fusilaría a los presos políticos cuya liberación se solicitaba. Rápidamente se instaló una comisión mediadora formada por Rafael Kasse Acta, rector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), el arzobispo Hugo Eduardo Polanco Brito, y Bienvenido Mejía y Mejía, presidente de la asociación de abogados (Adoma).

La policía reaccionó haciendo allanamientos en distintos lugares, incluyendo la finca experimental de la UASD en Engombe, Distrito Nacional, donde fueron detenidos Hatuey Decamps Jiménez, Frank Guerrero, Carlos Federico Lalane José, Julio César Martínez, Miguel Cocco Guerrero y Antonio Manuel Camilo Suazo.

Las negociaciones desembocaron en un acuerdo mediante el cual el gobierno puso en libertad a los presos políticos solicitados, que fueron llevados a la embajada de México, y trasladados a aquel país acompañados del embajador Francisco Espartaco García.

Los prisioneros eran Alexis Ramírez o Roberto Matos Vallejo, Ángel Darío Alcántara, Clodomiro Gautreaux, Daniel Valdez Vizcaíno (Barón), Efraín Sánchez Soriano (Pocholo), Farouk Miguel Castillo, Héctor Dumariel Santana, Hugo Alfonso Hernández Alvarado, José Gil Torres, José Ignacio Marte Polanco, Juan Pablo Gómez, Luis Emilio Arias, Luis Larancuent Morris, Freddy Díaz(Manolo Plata), Manuel Antonio de Los Santos, Marco Antonio Santana, Maximiliano Gómez (El Moreno) , Miguel Reyes Santana (Santanita), Rafael Villa Cartagena (Villita o El Viejo), Ricardo Martínez y Winston Franklin Vargas Valdez (Platón).

Meses antes del asesinato de Amín Abel se produjo el homicidio de Otto Morales, quien fue el autor intelectual del secuestro, y de Luis Manuel Naut otro militante revolucionario del MPD.

¿Quién fue Amín Abel Hasbún en vida. (12/10/1942 – 24- 09- 1970)?

Era hijo de Mahóma Abél y Liliána Hazbún de ascendencia libanesa. Realizó sus estudios secundarios en el Colegio de La Salle en Santo Domingo, graduándose de Bachiller en ciencias físicas y matemáticas en 1958 , siendo el único estudiante de su promoción en obtener el título distintivo de Alumno Eminente.

Estudió en la Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, obteniendo en 1966 el título de ingeniero civil Summa Cum Laude. La Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad Autónoma de Santo Domingo lleva su nombre.

Se inició en la lucha política en 1960, en labores clandestinas contra el régimen de Rafael Leónidas Trujillo. Participó luego en las movilizaciones callejeras en los meses de julio, agosto y septiembre de 1961.

En 1961, a raíz de la muerte de Trujillo, ingresó oficialmente al movimiento revolucionario “14 de junio”. Se unió a las movilizaciones estudiantiles en la Universidad de Santo Domingo en el mes de octubre del mismo año y que culminaron con una verdadera masacre escenificada en la calle Espaillat, el día 20 del mismo mes.

Estuvo presente en las luchas que desarrollaron los estudiantes universitarios para obtener la Ley de Autonomía en los meses de diciembre de 1961 y de enero de 1962.

El mismo día del golpe de Estado en 1963, que derrocó el gobierno constitucional del profesor Juan Bosch, fue apresado por las fuerzas policiales. Se escapó del palacio policial. Posteriormente participó en las actividades de apoyo urbano a las guerrillas, organizadas en 1963 por el movimiento “14 de junio”, y que encabezó Manolo Tavares Justo.

En diciembre de este año, se integró a la huelga de hambre que declaró la FED contra las medidas tomadas por el Consejo Universitario contra ese sindicato estudiantil.

En 1964 fue elegido secretario general de la Federación de Estudiantes Dominicanos (FED) y delegado estudiantil al Consejo Universitario. En el mes de febrero viajó a Hungría en

representación de la FED para participar en un congreso organizado por la Unión Internacional de Estudiantes (UIE).

A su regreso, dirigió la lucha de la FED contra el examen de admisión establecido por el Consejo Universitario que encabezaba el ingeniero José Ramón Báez López-Penha. Con el argumento de que el referido examen era un paso para crear una “universidad de élite”, Amín Abel participó en el boicot planeado por la FED, siendo expulsado temporalmente de la Universidad junto a otros dirigentes estudiantiles. A pesar de ello, el líder estudiantil continuó encabezando a los estudiantes universitarios, siendo apresado nuevamente en un acto programado por el “14 de junio” en el primer aniversario del golpe de Estado de 1963.

A principios de 1965, Amín Abel Hasbún es expulsado, junto a otros líderes de la FED, por insistir en colocar una tarja en la Facultad de Derecho de la Universidad de Santo Domingo en homenaje al también dirigente estudiantil y miembro del “14 de junio” Luis Ibarra Ríos, caído en las operaciones guerrilleras de diciembre de 1963.

Resultó reelecto secretario general de esa organización ese mismo año.

Contrajo matrimonio en Puerto Plata el 24 de abril de 1965; pero al enterarse de que ese mismo día había estallado una insurrección contra el Triunvirato, que culminó con la intervención norteamericana del 28, se trasladó a la capital para integrarse a la lucha armada. A principio de mayo prestó servicios en la zona norte de la capital donde la lucha era más intensa. Allí se integró a un comando dirigido por el movimiento revolucionario “14 de junio”. Al ser ocupada la zona norte por las tropas opuestas a la Revolución, se trasladó al sector de la capital conocido como Ciudad Nueva, donde trabajó, junto a militares constitucionales y otros dirigentes políticos, en la formación de la Academia de Instrucción Político-Militar “24 de Abril”.

Al terminar la guerra, pasó de dirigente de la Juventud Estudiantil del “14 de junio” a miembro de

la comisión preparatoria del Congreso de ese Partido. En dicho congreso celebrado en 1966, fue elegido miembro del Comité Central ocupando la Secretaría de finanzas de esa organización.

En diciembre de 1966 pasó a formar parte del movimiento Popular Dominicano (MPD), donde trabajó en el aparato urbano y posteriormente en el rural.

Cuando se encontraba realizando labores de agitación y organización entre los campesinos de la Sección Arenoso, de San Francisco de Macorís, fue hecho prisionero por efectivos militares el 15 de febrero de 1968. Salió en libertad en el mes de junio de ese año.

Mientras estaba en la cárcel, escribió, junto a su compañero de militancia política Rafael Tavera Rosario (Fafa), una serie de artículos sobre problemas históricos. Al salir de la prisión se reintegró a sus funciones como dirigente del MPD, desplazándose a la zona sur del país.

Después de participar como orientador en la fundación del grupo estudiantil “Flavio Suero” de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, Amín Abel se ubicó en la región Este del país, intentando trabajar políticamente entre los obreros azucareros. Volvió a ser perseguido por fuerzas policiales y militares, acusado de participar en el secuestro del coronel norteamericano Donald J. Crowley.

Considerado como uno de los políticos marxistas de más sólida formación teórica, Amín Abel Hasbún dejó inconcluso su libro “América Latina busca su camino”. Fue publicado, en el nivel de elaboración en que se encontraba, en noviembre de 1972.

En ese libro, el dirigente político insistía en que “Latinoamérica y cada país en particular tiene que elaborar su propia línea política revolucionaria, aplicando creadoramente a su historia y a su realidad la verdad universal del marxismo-leninismo”.

Insistió en la necesidad de aprender de las experiencias internacionales; pero siempre con miras a “construir nuestro propio camino”. Caracterizó la situación del movimiento revolucionario latinoamericano de su época de la siguiente manera, “Nos encontramos en el momento de la búsqueda y la investigación de nuestra realidad, aplicando a ésta la verdad universal del marxismo–leninismo”.

Su libro quedó trunco en el capítulo en que Amín Abel Hasbún analizaba las experiencias de la revolución de Abril y la intervención militar norteamericana de 1965.

¡HONOR Y GLORIA A LOS CAÍDOS EN LUCHA PORQUE REPÚBLICA DOMINICANA SEA UN PAÍS DONDE PREVALEZCA LA IGUALDAD, LA JUSTICIA, LA DISTRIBUCIÓN EQUITATIVA DE LA RIQUEZA, LA FELICIDAD Y EL BIENESTAR COLECTIVO EN TODAS SUS MANIFESTACIONES!

¡ASÍ PIENSO. ASÍ ACTÚO!

Tomado del muro de Facebook de Fundación Caamaño.

Deja un comentario

error: