Centro León en Santiago

No podía dejar pasar este momento tan especial en la vida tanto de las personas físicas, como de las personas jurídicas, la llegada de sus 15 años.

En este caso la llegada de las 15 primaveras de ese lugar que tanto admiro, respeto y valoro: El Centro León. Este XV aniversario lo he llamado 15 primaveras porque definitivamente el Centro León es un gran jardín donde todos los días se siembra las semillas del arte, la cultura, la diversidad, la organización, la disciplina para que florezca en cada una de las personas que lo visitamos un espíritu emprendedor, de valorización por el arte y la cultura.

Igualmente, para que en cada uno de nosotros florezca la actitud de la organización y la disciplina, con esos valores incluidos y practicados en nuestra vida cotidiana podemos realizar grandes proyectos y ver positivos resultados, como los podemos ver y apreciar en este lugar.

Quiero compartir nuevamente con ustedes un artículo que escribí para uno de los aniversarios anteriores del Centro León porque en el plasmo lo que representa ese lugar no sólo para mi sino para muchas personas que lo visitamos y nos enriquecemos con sus diversas actividades. Con las adaptaciones de sus 15 primaveras lo comparto.

“Hace 15 años, el 3 de octubre del 2003, la ciudad de Santiago de Los Caballeros se vistió de fiesta, pero no de cualquier fiesta, porque se abrieron las cortinas para que desfilaran el arte, la cultura, la organización y la excelencia y comenzaran a danzar, a caminar por los rincones de nuestra cotidianidad Santiaguera, a través de un lugar cuyo nombre sembraría un sello de alta distinción.

Abrió sus puertas el Centro León, lugar donde todo el mundo se encuentra. Se encuentra el sano esparcimiento, el conocimiento  en sus diversas manifestaciones y expresiones. Se encuentran nuestras tradiciones y raíces multicolores. La tolerancia y valorización de la diversidad.

Santiago se ha vestido de gala desde hace 15 años y sus munícipes hemos tenido la oportunidad de disfrutar de las diversas actividades que, con un programa mensual de excelencia y buena calidad, nos ofrece el Centro León.

Este espacio, este oasis de esparcimiento no sólo nos ofrece el conectarnos cultural y artísticamente, sino que a través de su personal, entregado, dedicado y muy profesional nos demuestra cada día que en nuestro país  se pueden hacer las cosas con criterio, organización, puntualidad, limpieza, calidad,  con excelencia.

Todas estas palabras son manifestadas y cumplidas en todas y cada una de las actividades que se realizan a diario en este Centro del arte y la cultura.  Al hojear su programa de actividades sabemos que todas serán llevadas a cabo con calidad y excelencia en todos los ámbitos.

Ni hablar del mantenimiento y cuidado de sus áreas verdes, sus jardines sirven de pulmón al Centro y a toda la ciudad. Su área de cafetería nos ofrece una gastronomía exquisita y variada. Y claro, no puedo dejar de mencionar esas cervezas Presidentes bien frías, mis favoritas, las cuales nos invitan a refrescarnos con placer en este trópico insular.

Cuando de buscar artesanías variadas que exalten el arte dominicano y cualquier detalle original, sólo tenemos que acercarnos a su tienda donde nos reciben con mucho entusiasmo y buen servicio. Sus exposiciones son una invitación continúa a la valorización cultural en sus diversas manifestaciones.

Cada vez que tengo familiares, amigos, amigas que viven fuera del país y vienen a visitarme les tengo esa invitación. Ya es una cita obligada en la agenda el visitar al Centro León.

Qué maravilla que tengamos en esta ciudad corazón este Centro León que durante 15 años nos ha brindado lo mejor de lo que somos como país, como pueblo, como cultura.

Me encanta cuando llega diciembre y visitamos los barrios en Navidad. Ese concurso que desde el mes de octubre se comienza a organizar para que los barrios participen en la decoración de sus calles y de esa forma su comunidad se reúna, hagan trabajos y creatividad colectiva y esa cultura del barrio no se pierda en la cotidianidad de la vida.

Mi hija, María Victoria, hizo su primera visita cuando apenas tenía 3 meses de nacida y creo que desde ese instante tuvo una relación amorosa con el lugar pues, ya con 7 años y medio de edad, sigue enamorada del lugar, participando de sus talleres de pintura, de sus tardes creativas, de los cuenta cuentos, del carnavalito y de todas esas actividades que el Centro León se esmera en realizar para  los niños y niñas que en verdad no tienen un espacio de diversión sana y educativa en la ciudad de Santiago.

Y allí, recorre sus jardines, tal libre paloma. Observa sus espacios y degusta sus manjares.  Percibo que se siente en armonía en ese lugar porque responde al llamado de oasis de paz al que nos invita a todos y a todas.

Larga y buena vida. Buena salud a la familia León Jimenes y a todo el personal del Centro León, ese gran equipo para que continúen siendo personas extras, entregándonos la calidad y la excelencia que durante estos 15 años nos han brindado.
Que el Centro León siga siendo ese lugar donde todo el mundo se encuentra….

Felicidades y bendiciones en sus 15 primaveras! Que en cada rincón de ese Centro siga floreciendo el arte y la cultura.

La autora es abogada y docente universitaria.

Josefina Almánzar / La Información. 

Deja un comentario

error: