Iglesia San José, San José de Las Matas (Foto. Osiris Rodríguez)

La Iglesia Católica atraviesa por una de sus peores crisis a la largo de la historia; sin embargo, el papa Francisco asume con responsabilidad los retos en procura de emplearse a fondo para superar las vicisitudes que afectan su imagen.

En medio del trance es oportuno que las autoridades eclesiásticas se alineen a las disposiciones y orientaciones trazadas por el Santo Padre, porque su misión es restaurar a la Iglesia Católica para recuperar la confianza en el seno de la sociedad.

Acciones indebidas de muchos pastores como cardenales, obispos y sacerdotes han perjudicado a la institución Cristiana, pero la separación de quienes se distanciaron de los principios éticos y morales envía una señal positiva, ya que su exclusión alienta un proceso restaurador.

A nivel mundial, el mundo católico pierde mucho terreno, debido a la inconducta de quienes utilizan su influencia para violar a menores, adolescentes, jóvenes y ejecutar operaciones incorrectas.

En República Dominicana, de acuerdo a los hallazgos de la encuesta Gallup, la Iglesia Católica ha sido desplazada por la Evangélica en cuanto a confiabilidad, una evidencia clara de los aprietos que atrapan a los católicos.

También en Chile, Colombia, Estados Unidos y otros países la inestabilidad afecta la congregación apostólica.

Hoy es preciso que la familia católica conjugue fe, valentía y voluntad para rectificar, porque es vital para  rescatar los espacios perdidos y la confianza.

Su deber es predicar con el ejemplo y sustentar el comportamiento en vocación de servicio y seguir las enseñanzas de Jesucristo, quien sacrificó su vida por la salvación y redención de la humanidad.

Los problemas y las dificultades convocan a la meditación para descubrir las causas que generan esos conflictos, situación que permitirá comprender e interpretar la problemática; si se actúa con creatividad y sentido crítico se rebasará la crisis.

Revisar a profundidad es un tarea urgente para elaborar un diagnóstico exacto de la incertidumbre, debido a que esto implicará definir las alternativas idóneas para restaurar la fe y el amor por Dios y la población.

Hay que acompañar el perdón con medidas drásticas por la renovación de la Iglesia Católica, esa es la misión de los feligreses.

Su Santidad ha delineado el camino para la reconciliación y la restauración, corresponde a los católicos seguir sus pasos en busca de redimir a la Iglesia Católica.

Que emprendan una cruzada con mucha fe por el equilibrio de la iglesia y la paz de la humanidad.

Beato Romero

El pueblo de El Salvador celebró ayer la canonización de su beato Oscar Arnulfo Romero, quien fue asesinado en marzo del año l980 por un escuadrón de la muerte.

Romero fue beatizado en mayo del 2015, en atención a una inmaculada hoja de servicios sustentada en una lucha por  la libertad, la justicia, la fe y el bienestar de la humanidad.

Cuando el ser humano se concentra en predicar el bien y obrar por la igualdad se enaltece, por eso se le honra con dignidad.

Oscar Arnulfo Romero fue un pastor de pastores, ya que usó la palabra de Dios para reclamar equidad, justicia social y redención.
¡Salve, en gloria eterna monseñor Romero, voz de los pobres! 

Fuente: La Información. 

Deja un comentario

error: