El diccionario de la Real Academia Española define a la familia, entre otras acepciones, como: un grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas, lo que lleva implícito los conceptos de parentesco y convivencia, aunque existen otros modos, como la adopción.” Dicho esto, cabe destacar que la familia es un elemento base para la sociedad. Son muy importantes los valores, tanto humanos como cristianos en la familia.

De esto depende la sociedad. Si los fundamentos de la familia no están bien, la sociedad tampoco lo estará. Es decir, si no hay una educación con valores, tales como: respeto, honestidad, responsabilidad, entre otros, en la sociedad tampoco los habrá. No se puede dejar pasar por alto, la violencia intrafamiliar, ya que ese maltrato que observan los hijos, lo practican fuera de sus hogares y por ende perjudica a la comunidad. 

Hoy día, formar una familia es algo sencillo, pero mantenerla y hacerla crecer es la parte difícil. Se trata de trabajar en equipo porque no hay equipo que gane si todo lo hace un solo integrante. Todos en una familia debemos colaborar, para que así la sociedad avance y la felicidad prospere. Todo se basa en la educación que les dan los padres a sus hijos.

La familia se basa en confianza, apoyo y cariño, y cuando no hay uno de estos tres valores, algo anda mal, por lo cual los miembros de la familia deben conversar entre sí, pasar más tiempo juntos, preocuparse el uno por el otro, hasta que vuelva la armonía. 

Para concluir, también es importante que Dios este presente en cada familia. En la mía, todas las mañanas antes de salir de casa, le damos gracias a Él por todos los beneficios que nos otorga, cuando hay proyectos, cuando comemos, cuando paseamos, por eso la familia es lo más importante de la sociedad. Esta es tan bella que Gabrielle Marie mi hermanita dijo que no se quiere casar para no irse de su familia.

<

p class=”s5″ style=”margin-top: 0px; margin-bottom: 0px; line-height: 21.600000381469727px; text-align: justify; caret-color: rgb(0, 0, 0); color: rgb(0, 0, 0); font-family: -webkit-standard; font-size: 18px; font-style: normal; font-variant-caps: normal; font-weight: normal; letter-spacing: normal; orphans: auto; text-indent: 0px; text-transform: none; white-space: normal; widows: auto; word-spacing: 0px; -webkit-tap-highlight-color: rgba(26, 26, 26, 0.301961); -webkit-text-size-adjust: none; -webkit-text-stroke-width: 0px; text-decoration: none”>

El autor es estudiante lasallista.

rafaeleliasboss@gmail.com

Deja un comentario

error: