Los problemas de sequía comienzan a agravarse en comunidades de la Cordillera Central, con fuegos forestales en Jarabacoa, San José de las Matas y Monción.

Por: Yanet Féliz / eldia.com.do

De cumplirse los pronósticos internacionales de Miami, Atlanta (Estados Unidos) y Europa, de que el cambio climático provocará una sequía extensa, el director del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (Indrhi) vaticinó que el impacto en el país será grave, fundamentalmente a la ganadería de zonas secas.

Olgo Fernández adelantó que tienen garantizada el agua de consumo humano y no la pueden tocar para riego, y que eso afectará la siembra de primavera a comenzar el primero de mayo si no vienen lluvias para que las presas se puedan recuperar de sus condiciones críticas, y almacenen agua por encima de su nivel medio.

Estado crítico

Dijo que entre las 34 presas que están en condición delicada, por debajo de su nivel, figuran el contraembalse de Monción, Tavera, Bao, Lope Angostura, Sabaneta, Sabana Yegua, Maguaca y Cabeza de Caballo, en Dajabón. Solo se exceptúan Hatillo, con 274 millones de metros cúbicos disponibles para riego, las aguas de los acueductos destinadas al consumo humano, y el complejo de Valesia, en situación normal porque ha llovido en su entorno y tiene tres presas. Precisó que Hatillo tienen 135 días disponibles, y como llega a su tope en mayo, esperan se recuperen en abril si llueve antes en la cordillera Central.

“Las presas en situaciones más delicadas son Maguaca y Chacuey, en la Línea Noroeste, y Cabeza de Caballo, en Dajabón, todas por debajo de su nivel”, detalló Fernández.

Precisó que manejan el agua forma gradual para mantener los embalses vivos, ya que la del consumo humano no está comprometida.

Secuencias sequías

Manifestó que en el tiempo que lleva en la institución este periodo de sequía es el más acentuado de los últimos 60 años.

Dijo que tienen 173 estaciones telemáticas para verificar las lluvias que caen, para reportarlas, y están conectados con la Oficina Nacional de Meteorología y el Ministerio de Agricultura, que también tienen red, y han detectado que de 1944 a 1946 el país fue atacado por una sequía, y cayeron 900 milímetros de agua
También se presentó otra sequía fuerte en 1975-76, en que el país recibió 989 milímetros de agua.

En 2007 hubo otra situación y en 2013, extendiéndose hasta 2015, y en medio de esos intervalos se presentaron vaguadas, como las tormentas que llenaron las presas.

Sin embargo, en 2018 el país solo recibió 487 milímetros de agua, menos de la mitad de esas dos sequías extremas.

La de ahora es más acentuada, pero gracias al trabajo de las instituciones unificadas el país no ha sentido desabastecimiento.

El funcionario está convencido de que en el país se ha presentado un cambio significativo como resultado de la variación de los ciclos de lluvias. Muestra de eso es que hay zonas que por ataques a las cuencas están secas, porque dueños de fincas talando árboles las han depredado, y ahora tienen las manos en las cabeza.

“El Gobierno esta reforestando 700 mil tareas de esas depredadas en el sur, cordillera Central, norte, Bahoruco, pero el hombre debe cuidar para que el agua que cae de los árboles las filtren lentamente a los ríos a través de las raíces”, comentó.

Previsiones

Fernández informó que empezaron a tomar medidas preventivas desde agosto de 2018 y gracias a esa planificación de la administración de los embalses, de los reservorios que tienen no se han perdido cosechas, como las habichuelas de San Juan y Tomates de Azua.

En cuanto a la ganadería fueron preventivos y solo en 2018 construyeron 2,066 pozos inventariados, muchos de ellos productivos.

“Otros, los ganaderos no los han puesto a producir por sus limitaciones económicas, y hemos seguido construyendo pozos todo el año.

En este momento tenemos cinco perforadoras, una rotativa y una de percusión, dos de estas en Santiago Rodríguez y una de las rotativas en Dajabón, pero son pozos individuales, cuando son colectivos el Indrhi les dona la bomba y sí son de las visitas sorpresa van completos”, detalló Informó que en estos momentos están instalando dos motobombas de diez pulgadas en el Yaque, para ayudar a los bananeros a salvar su cosecha y a los arroceros de Las Matas de Santa Cruz y Palo Verde.

Reparto de agua

Respecto a los camiones tanqueros para suplir agua, dijo tienen 80 de los cuales 20 pertenecen a la entidad que representa: el Instituto Nacional de Aguas Potables (Indrhi), cerca de 40 a Agricultura, y otra cantidad que suple liquido al ganado y a las familias.

“Por eso no ha habido una muerte masiva del ganado, por la ayuda que el Gobierno le viene dando.

Desde el 30 de enero a la fecha el Indrhi les ha aportado ciento sesenta mil galones de melaza a los ganaderos de la Línea Noroeste y San José de las Matas, divididos en viajes secuenciales”, detalló Fernández .

Medidas

—1— Lope Agostura
Con 4 millones de metros cúbicos se facilitaron al Bajo Yaque, salvando 185 mil tareas de arroz.
—2— Electrobombas
Con productores de bananos acordaron cerrar electrobombas para que el agua llegue a Montecristi.
—3— Limpieza canales
Tienen 187 brigadas de limpieza en canales de riego en zonas bananeras y arroceras.
—4 — Labor social
En zonas secas realizan trabajos comunitarios para que la gente se gane el sustento familiar.

Deja un comentario

error: