Rafael Paniagua

El embarazo precoz es un tema muy delicado y ocurre con mucha frecuencia en nuestro país. Me gustaría hablar de este problema social para concientizar a las personas de que deben tener una educación sexual y hablar sobre el tema en los hogares. Un embarazo a destiempo puede cambiarle la vida de manera negativa a la futura madre, ya que interrumpe sus estudios y su preparación, y le complica seguir adelante. 

 

Por otro lado, es preciso concientizar en las escuelas sobre lo que esto conlleva, porque el embarazo a temprana edad es de alto riesgo para el bebé y para la madre; para el bebé porque no crecerá en un ambiente favorable para él, ni para la madre, ya que no está ni física, ni psicológicamente preparada. En lo emocional puede llevarla a realizaracciones que no debería, cómo el aborto.

 

Es de suma importancia que lo piensen muy bien, debido a que vivimos en una sociedad llena de violencia intrafamiliar, abortos, machismo, etc. Hay que hablarlo primero en sus hogares, brindándole a sus hijos una educación en valores. Viviendo en un ambiente de respeto, educación, trabajo y crecimiento, no de lo contrario. Menciono el machismo ya que, si una mujer queda embarazada, con frecuencia deja los estudios, tiene problemas de aceptación tanto en la familia como en la sociedad, mientras que el hombre puede seguir viviendo de lo más normal. La tasa de embarazo en adolescentes según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) se estima que hay 46 nacimientos por cada 1000 niñas a nivel mundial, mientras que las tasas de embarazo adolescente en América Latina y el Caribe continúan siendo las segundas más altas en el mundo, estimadas en 66.5 nacimientos por cada 1000 niñas, de entre 15 y 19 años, estimada en un 20.5%. 

 

Recordemos que hace poco ocurrió el caso de Emely Peguero, el cual fue un suceso de embarazo a destiempo, que culminó trágicamente. Este hecho, es un claro ejemplo de las implicaciones del mismo. La gestación precoz ocurre por la desinformación acerca de su propia anatomía y de las consecuencias de una relación sexual. Por ende, terminan haciendo cosas que no deben. Todo por no tener una educación que le permitan entender los resultados que pueden llegar a dar. Si se comienzan a hablar estos temas, sobre todo el embarazo a temprana edad, en la familia, estos problemas se pudieran evitar. 

 

Según el periódico La Prensa, de Honduras, hay que insistirles a los adolescentes a no tener relaciones sexuales. La comunicación es vital para propiciar confianza y acercamiento con los hijos. La educaciónacerca de salud sexual y de reproducción es de suma importancia para los jóvenes. Orientar sobre los métodos anticonceptivos para prevenir el embarazo. Rechazar lasmalas influencias, muchos jóvenes suelen caer en la tentación por las presiones sociales. Hay que enseñar a decir no a las relaciones sexuales a temprana edad. Evitarque busque ayuda en sus amigos para hablar de estos temas: ofrecerle confianza. Hágale saber a sus hijos que la prevención de un embarazo no solo concierne a la mujer, es cosa de dos. Educar sobre el riesgo de sustancias como drogas o alcohol, para no perder el control cuando esté con su pareja. Fomente valores personales, como el respeto a su cuerpo, a la vida, a las decisiones de los demás, al ejercicio de la sexualidad. Para tener un mejor mundo debe de haber una mejor y más amplia educación.                                                                                      

 

El autor es estudiante lasallista. rafaeleliasboss@gmail.com

Deja un comentario

error: