Las campañas ya no convocan a las masas a la cabecera del Puente de la 17, para denunciar en voz bien alta lo malo que nos ocurre y señalar caminos. No. Ya no convocan las largas caravanas de a pie por calles y avenidas, con el lider sonriente en la vanguardia levantando los brazos. No. Ya no hablan en cadena nacional de radio y televisión para subvertir  conciencias. No. Ahora imponen un multimillonario espectáculo bailable de reguetón, bachata y dembow para las masas domingueras, como pretexto para decir cualquier banalidad electorera que se disuelve allí mismo en el trago de ron o el vaso de cerveza… (¡Qué fracaso!).

Fuente: Acento.com.do

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

error: