Por: Gladis Díaz. 

Como docentes y padres de niños del Nivel Inicial es un reto que ellos logren desarrollar su capacidad depensar, debido a los múltiples factores que influyen en el proceso. Pensar es lo propio del ser humano y enseñar a hacerlo adecuadamente es muy importante, pues va a incidir en su desarrollo, para conseguir lo que quiere o lo que necesita. El cerebro de los humanos es realmente asombroso, muy eficiente: posee gran capacidad de optimización, en la forma de procesar informaciones.Entonces ¿por qué resulta tan difícil enseñar a pesar efectivamente? Howard Gardner, en su libro Estructuras de la mente, plantea que, en el preescolar, después de que el infante se ha vuelto un usuario de símbolos, desarrollauna segunda capacidad metafórica: hacer conexiones entre ámbitos dispares. Añade el autor que, en Japón, se estima que el potencial de los niños en edad preescolar, para dominar una variedad de tareas incluyendo lectura, matemáticas y escritura, es bastante elevado.

 Actualmente, el Ministerio de Educación Dominicana, (MINERD), se ha inclinado por el enfoque de enseñanza por competencias. Debemos especificar que la competencia, es la habilidad que tiene un individuo para aplicar unos conocimientos en un contexto determinado. Según Vallet, es en la primera etapa de la vida donde el niño desarrolla su capacidad de pensar, cuando aprende a resolver problemas, no memorizando contenidos. Esto que señala la autora es porque los seres humanos por muy compleja que sea nuestra inteligencia, pensamos en buscar la forma más sencilla o lo que menos esfuerzo requiera.

 

Piaget destaca: “El niño, al igual que el adulto, no ejecuta ningún acto exterior o incluso totalmente interior, más que impulsado por un móvil, y este móvil se traduce siempre en una necesidad”. Este planteamiento va enconexión con el de la “Zona de Desarrollo Próximo, de Vygotsky (el nivel que alcanza un niño, guiado por un adulto). De lo anterior, se deduce que el ámbito social va a propiciar, todo lo que tiene que ver con el progreso del niño, en consonancia con los aspectos biológicos y emocionales. 

 

Tanto desde la escuela como en la casa, podemos trabajar diferentes dimensiones del pensamiento: crítica, creatividad, lógica… para ser utilizadas en diferentes ámbitos cognitivos: recoger informaciones, analizar, dar sentido, comprender y explicar. Estas habilidades de pensar no son innatas, al igual que el lenguaje pueden adquirirse desde edad prescolar y se aprenden a través de actos que las ejercitan.  Entre ellos podemos destacar los siguientes: leer y analizar cuentos, realizar excursiones temáticas, actividades de experimentación, dramatizaciones, declamaciones, cantos, bailes, deportes, expresión musical y artística en general, sin olvidar el uso dinámico y crítico de la tecnología. Un ejemplo de ello es que mi hija Gabrielle Marie aprendió a leer durante un verano, en la casa, combinando el método fonético(enseñar los sonidos de las letras y no los nombres) con la tecnología. Y la base de la relación con el niño debe ser el diálogo: preguntar en la medida en que el niño responda. Enseñar a pensar lógicamente a los niños es formar individuos autónomos, críticos, dinámicos, creativos, participativos…Y de esto estamos carentes.  

                                                                                                        

 La autora es profesora lasallista, en Santiago de los Caballeros.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

error: