Fotografía real de Juan Pablo Duarte

Ayer los dominicanos conmemoraron el 207 aniversario del natalicio del patriota Juan Pablo Duarte, quien fue mentor y guía de la fundación de la República Dominicana; él fue el arquitecto de la dominicanidad.

Duarte, quien en el 16 de julio del año 1838 organizó la Sociedad Secreta la Trinitaria, estructura política que impulsó un movimiento por la liberación del yugo haitiano, cuyo objetivo se logró el 27 de febrero de l844, es paradigma de la nación.

Juan Pablo Duarte, quien nació el 26 de enero de 1813, fraguó el proyecto que se centró en la construcción de una nación libre, soberana e independiente basado en su sentencia: “Nuestra Patria ha de ser libre e independiente de toda potencia extranjera o se hunde la isla”.

Si hoy el país tiene símbolos como la Bandera, Himno Nacional y Escudo que lo identifican ante el mundo, es consecuencia de las acciones patrióticas que motorizó el patricio y que pusieron fin al dominio haitiano que durante 22 años mantuvo subyugada a la población.

Además, se edificó una sociedad con características propias como lengua, cultura, creencia y costumbres  que sustentaron la elaboración y redacción de una constitución que estableció la independencia e impregnó una fisonomía auténtica.

Los ideales de Duarte se cristalizaron el 27 de febrero de 1844, porque ese día se proclamó la independencia y el nacimiento de la República Dominicana, es decir, se concretó el plan de nación que se planificó en el 1838.

Con el manifiesto del 27 de febrero de 1844 se enarboló la frase de Duarte que establece: “Vivir sin Patria es lo mismo que vivir sin honor”, porque surgió una nación que se convirtió en la patria de quienes fueron sometidos por 22 años a la opresión haitiana.

Hoy, 207 años después del nacimiento de Duarte y  a 176 años de la Independencia Nacional, es propicio reflexionar y autoexaminarse para determinar si el comportamiento y la conducta de los ciudadanos están en consonancia con las ideas y el pragmatismo de Juan Pablo Duarte, debido a que solo de ese modo es posible detectar debilidades, errores y actitudes antipatrióticas y luego de una autocrítica tomar conciencia de superar los yerros y adherirse al pensamiento del Padre de la Patria y concluir su proyecto en toda su magnitud, porque el mismo está  inconcluso.

¿Es República Dominicana una nación libre,  soberana e independiente?, ¿Los políticos de esta generación actúan en atención a las ideas duartianas?,  ¿Se respetan los derechos humanos, la Constitución y las leyes? y ¿Muestran integridad los dominicanos?; si se parte de las actuaciones de funcionarios y ciudadanos, las respuestas a estas preguntas evidencian que se está distante de los propósitos de Duarte, en vista de que el país no es libre del todo, se violan los derechos fundamentales y se irrespetan la Carga Magna y el sistema jurídico y la corrupción corroe todos los estamentos.

Un desafío sagrado es ejercer una ciudadanía responsable con principios éticos, amor patrio y valores morales para completar el proyecto de nación concebido por Juan Pablo Duarte.

Fuente: La Información

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

error

¿Te gusta lo que hacemos? ¡Riega la voz!

losmatense@gmail.com
https://www.facebook.com/LOSMATENSES/?ref=bookmarks
https://www.facebook.com/LOSMATENSES/?ref=bookmarks
https://www.youtube.com/channel/UC14s0hj3nGoJ4iAFJcgd7vw?view_as=subscriber
https://www.instagram.com/osirisrodriguez21/?hl=en
error: