Gabrielle Marie Paniagua Díaz.

 Margarita era la flor más bella del jardín; además, era muy bondadosa. Siempre trataba de aumentar la cantidad de amistades. Un día, se encontró con Rosa y Azucena. Ellas, al mirarla, sintieron envidia de su hermosura y de su ternura. Sin pensarlo dos veces, la atacaron y le halaron los pétalos. La pobre florecilla, triste y adolorida, le contó a su mamá lo que le había pasado. Ella le dijo que no permitiera la violencia, pero que tampoco las considerara enemigas.

Al día siguiente se encontraron de nuevo. En la zona donde estaban Rosa y Azucena había un fuerte calor y una tremenda sequía. Ambas estaban agonizando. Margarita, por el contrario, venía de un sector donde había caído una abundante lluvia. Al verlas, pensó en ignorarlas y continuar su camino, pero recordó el consejo de su madre y decidió ayudarlas. Cosas de la vida, para hacerlo inclinó sus pétalos húmedos sobre ellas y las alivió.  

Rosa y Azucena entendieron que los pétalos que quisieron arrancar fueron los que les salvaron la vida. Así comprendieron el verdadero valor de la amistad. A partir de entonces, son las mejores amigas.

La autora cursa el tercer grado de Primaria, en el Colegio De La Salle.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

error

¿Te gusta lo que hacemos? ¡Riega la voz!

losmatense@gmail.com
https://www.youtube.com/channel/UC14s0hj3nGoJ4iAFJcgd7vw?view_as=subscriber
https://www.instagram.com/osirisrodriguez21/?hl=en
error: