A PROPÓSITO DEL SINIESTRO

Por Piero Espinal Estévez

Otra desgracia por fuego nos ha afectado. Otro lugar pintoresco desaparece. El otrora colmado de Alcides Santana, un tamborileño ido a destiempo que se hizo matense y se convirtió en una estampa folklórica en nuestro pueblo. Este lugar era de visita obligada todas las noches por casi la totalidad de la juventud de Las Matas de las décadas del 70 y 80 y también de los adultos que frecuentaban el también incinerado local del Club Centro Serrano.
Las tertulias políticas, sociales, deportivas y de las ocurrencias cotidianas tenían como escenario popular el colmado de Alcides, un hombre que formó una familia y la llevó por los senderos del éxito gracias a los recursos que produjo con su digno trabajo.
El “sánguche” de Alcides debe ser considerado patrimonio histórico-gastronómico de San José de las Matas.
El local contiguo estaba ocupado por un gran hombre: Ramón Abreu, un símbolo de trabajo, educación y respeto. Don Ramón aún vive, tiene unos 95 años. Duró activo en ese lugar más de 50 años y allí funcionó su cine Camelia y allí le sirvió a la población ricos biscochos, los tradicionales helados El Polo y una gran variedad de jugos.
El 16 de agosto de 2003 ardieron el hotel Oasis y el local del Club Centro Serrano y la causa fue la misma que ocasionó el incendio de la madrugada del 18 de julio de 2012: el cortocicuito. Según nos informan, en este local había una maraña de alambres que ya habían provocado conatos de incendio. Lo mismo pasó hace unos años en el tradicional hotel Buenos Aires.
Esta casa, de más de ochenta años de antigüedad, que acaba ser reducida a cenizas perteneció a Luis Ovidio Peralta, padre de Nene Peralta En esa cuadra don Luis tenía su taller de ebanistería y esa área la heredó Nene y en un local de esos tenía su tradicional estudio de fotografía.
La Alcaldía Municipal, auxiliada por los bomberos y técnicos especializados, debe hacer una inspección general en todas las casas de madera que quedan en la población, más aún a aquellas que forman parte del casco histórico del pueblo. Debemos prevenir para no tener que lamentar otra desgracia más.
Nosotros los directivos de la Asociación SAJOMA ejecutamos un plan de prevención en la casa más antigua de nuestro pueblo: el antiguo correo, que aloja hoy la biblioteca y la oficina de la Asociación. Se le cambió todo el sistema eléctrico y se reparó la parte trasera de esa casona, construida en 1898.
Esperamos que las autoridades emulen lo realizado por la Asociación y protejamos nuestras casas patrimoniales y todas las demás, para así no repetir de nuevo esta mala experiencia.
Nota: La gente sigue diciendo que esto es obra de la maldición del sacerdote, que dijo que este se pueblo se quemará siete veces. No crean en eso, mejor luchemos para que no se repita esta tragedia.

4 Comments

  1. Cesar says:

    Muy buen artículo. Muy buena recopilacion de información

  2. Rafhy says:

    Me encantó el artículo, Piero. ¡Buenísimo!

  3. MIGUEL ESTEVEZ says:

    LOS FELICITO ESTAN HACIENDO UN BUEN TRABAJO …

Leave a Comment