Ban Ki-moon: “La naturaleza no negocia con los seres humanos”

El borrador de la declaración de Río+20, un texto inmaduro para cimentar una economía verde.

Por Antonio Cerrillo.

Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, se reunió con el presidente dominicano, Leonel Fernández, en Río de Janeiro, Brasil, y destacó sus aportes para la paz en la región, y la ayuda que ha dado al pueblo haitiano. (Fuente Externa)

Río+20 no fija en qué momento deben ser eliminadas las ayudas que reciben los combustibles fósiles.
El documento que se someterá a la discusión de los líderes políticos es un texto lleno de lugares comunes y expresiones vagas, sin que haya objetivos ambientales cuantificados. En 50 páginas, se reitera de manera machacona un listado de verbos en infinitivo (“reconocer”, “reiterar”, “subrayar”, “animar”…) que incluye todo un catálogo de lugares comunes. Las expectativas que había levantado el documento sobre la posibilidad de que pusiera sentar las bases a una economía verde quedan totalmente defraudadas. Ahora falta ver si en el tramo político de la negociación los líderes reabren la discusión sobre El futuro que queremos, nombre que recibe el documento.

El documento acordado para ser presentado como borrador de la declaración Rio+20 reafirma los compromisos ya adquiridos por algunos países para eliminar los “dañinos e ineficientes subsidios a los combustibles fósiles” (carbón, petróleo y gas), “que incentivan un consumo derrochador” y “mina el desarrollo perdurable”. Estos combustibles son los causantes del cambio climático. Sin embargo, el documento no fija en qué momento deben ser eliminadas las ayudas que reciben los combustibles fósiles, una premisa clave para andar en dirección a una economía baja en carbono.

El texto no hace referencia a la necesidad de eliminar también otros subsidios que también se consideran insostenibles, como los que ahora se conceden a la pesca, o a determinadas formas de agricultura. El documento pide a los países que racionalicen el uso ineficiente de estos subsidios que distorsionan los mercados, y reclama que los combustibles fósiles reflejen sus impactos ambientales, aunque teniendo en cuenta las necesidades específicas de las naciones en vías de desarrollo.

Gobierno ambiental global 
Las divergencias en torno al fortalecimiento del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la propuesta para crear una Agencia específica (algo así como un gobierno ambiental mundial) se resolvieron con un nuevo texto que no convierte al PNUMA en una agencia especializada de la ONU con mayor autonomía y presupuesto propio, como defendían los europeos. El documento sólo menciona sus fortalecimiento y elevar su rango pero sin referirse a un nuevo organismo.

Cambio climático 
De los 283 párrafos del documento, sólo tres de ellos se dedican al cambio climático. El documento dice que la adaptación al cambio climático “representa una urgente e inmediata prioridad global”. También expresa la grave preocupación que genera “la significativa brecha” que hay entre las promesas hechas por los países para reducir sus emisiones de gases invernadero en el año 2020 (acuerdos de Copenhague, Cancún y Durban) y el camino que habría que recorrer para “mantener el incremento medio de temperaturas por debajo de los 2 grados o 1,5 grados por encima de los niveles preindustriales”. También hay “profunda preocupación” hacia los adversos impactos del calentamiento, que incluyen “sequías y eventos climático extremo, subidas del nivel del mar, erosión costera y acidificación del mar…”, entre otros efectos.

Biodiversidad 
“Reconocemos la severidad de la pérdida global de la biodiversidad y la degradación de los ecosistemas, y subrayamos que todo esto mina el desarrollo global, y afecta a la seguridad alimentaria y a la nutrición, a la provisión y al acceso al agua…”, se dice. “Reconocemos que el conocimiento tradicional, las innovaciones y las prácticas de los pueblos indígenas y de las comunidades locales desempeñan una importante papel en la conservación y el uso perdurable de la biodiversidad, y su amplia aplicación puede apoyar los modos de vida perdurables y el bienestar social”, se añade. Los indígenas son “frecuentemente” las más afectadas por la pérdida de esa biodiversidad.

Residuos y productos tóxicos 
Se reafirma el objetivo de lograr para el 2020 un manejo cuidadoso de los productos químicos a través del análisis de ciclo de vida, así como de los residuos peligrosos, de forma que se logre una minimización de los efectos adversos sobre la salud humana y el medio ambiente. También hay una “profunda preocupación” por la incapacidad de las naciones menos desarrolladas en lograr una gestión cuidadosa de los residuos. También se explicita el compromiso de aplicar políticas de “reducir, reutilizar y reciclar los residuos (3Rs) así como en incrementar la recuperación energética de los residuos”, con la idea de gestionar la mayor parte de los desechos.

Producción y consumo
Escasa ambición en este apartado también. Se reconoce que los cambios sociales en la manera de consumir y producir son “indispensables” para lograr un desarrollo perdurable global.

Minería
El documento incluye una cerrada defensa de la minería, como instrumento para “reducir la pobreza”. Se invoca el derecho de los países a desarrollar estas explotaciones, “de acuerdo con sus prioridades nacionales”. “Las actividades mineras deberían maximizar los beneficios sociales y económicos” y reconducir los impactos sociales y ambientales negativos.

Agua y saneamiento
Se reafirman los compromisos de Johannesburgo (Plan de Aplicación de la Declaración del Milenio) para reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso al agua potable segura y acceso a los sistemas de saneamiento en el 2015.

Energía 
Hay un compromiso a facilitar el acceso a la energía a 1.400 millones de personas que carecen ahora de ella. El acceso a este servicio es crítico para lograr un desarrollo perdurable.

Océanos 
Se reconoce la importancia de la biodiversidad marina, y se toma nota de los trabajos en marcha en la Asamblea General de la ONU para estudiar la protección de esa diversidad biológica con áreas protegidas más allá de las jurisdicciones nacionales. Se expresa la preocupación por la contaminación marina, ocasionados por los contaminantes orgánicos persistentes, los metales pesados, la navegación marítima o los vertidos desde tierra. Se apoyan los planes en marcha contra las capturas ilegales. Compromiso de “intensificar los esfuerzos” para lograr en el 2015 el objetivo de mantener o restaurar los niveles de stocks de las pesquerías.

Principios de Río 
Se reafirman los principios de Rio de Janeiro de 1992, incluyendo el principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas”, para subrayar la diferente participación y contribución de los países en los problemas ambientales.

Pobreza 
“Estamos profundamente preocupados ante el hecho de que una de cada cinco personas, o aproximadamente unos 1.000 millones de personas viven en extrema pobreza, y que uno de cada siete (o el 14%) está infraalimentada”, mientras que permanecen graves amenazas, comoe epidemias y pandemias. Se reconoce que el cambio climático mina la capacidad de todas las naciones.

Foro político de alto nivel 
Se reafirma que el Consejo Económico y Social es el principal instrumento para las políticas y las recomendaciones en materia de desarrollo social y económico y para el seguimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Se acuerda establecer un foro intergubernamental de alto nivel para reforzar e intercambiar experiencias, y que deberá hacer el seguimiento de los acuerdos sobre desarrollo perdurable.

Derechos de la mujer 
El canciller brasileño Antonio Patriota, ministro de Asuntos Exteriores, indicó que uno de los asuntos que más le frustró en el debate fue la modificación de un párrafo sobre los “derechos reproductivos” de las mujeres, que acabó refiriéndose a la “salud” reproductiva. Ese cambio en el documento provocó una inmediata protesta en el complejo donde se celebra la conferencia, convocada por grupos de mujeres que se manifestaron por el “derecho a decidir” sobre su sexualidad y la reproducción. “Lamentablemente, sobre ese y otros temas hubo divergencias muy profundas”, dijo Patriota, quien declinó enumerar aquellos puntos que dejaron insatisfecho a Brasil.

Ayuda al desarrollo 
La meta es lograr que las naciones desarrolladas destinen el 0,7% de su producto interior bruto a la ayuda para las naciones sen vías de desarrollo en el 2015, y entre un 0,15% y un 0,2% del PIB para las naciones menos adelantadas.

Posición de la UE 
La Unión Europea manifestó que el acuerdo avanza en las metas del desarrollo sostenible y en el reconocimiento del papel de la “economía verde” como un instrumento para conseguir esos objetivos. No obstante, lamentó no haber logrado la creación de una Organización Mundial del Medio Ambiente, aunque valoró positivamente el fortalecimiento del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) y la creación de un foro de alto nivel para promover el buen gobierno del desarrollo sostenible.

“Hoy el mundo ha indicado que debemos movernos hacia el desarrollo sostenible y que la economía verde e inclusiva es un instrumento central para conseguirlo”, afirmaron el presidente del Consejo Europeo de Medio Ambiente, Ida Auken, y el comisario europeo de Medio Ambiente, Janez Potocnik, en un comunicado conjunto.

Los representantes europeos reconocieron que el documento de Río es “solo el comienzo” de una serie de actividades a alto nivel dirigidas a la erradicación de la pobreza, a la mejoría de la calidad de vida y el cuidado al medio ambiente. El documento aprobado hoy va a ser sometido a la valoración de los jefes de Estado y de Gobierno en la cumbre que comienza mañana en Río de Janeiro.

Fuente: Lavanguardia.com

1 Comment

    Leave a Comment